miércoles, 29 de abril de 2015

Contemplativos en la acción

La vida ordinaria, esa que vivimos cotidianamente, la que nos acompaña en el descanso y en el trabajo, en la familia y con los amigos, en el tiempo de oración, en las pequeñas tareas del día a día, es una aventura maravillosa. Una vida donde reina la discreción, la prudencia y la tranquilidad, esa que se vive pasando sin hacer demasiado ruido y sin llamar la atención de los que nos rodean. Los detalles monótonos del día a día, incluso aquellos con momentos difíciles, deben estar impregnados de santidad y de grandeza.

La vida ordinaria es también tiempo de renuncias, de abandono de lo mundano, de relativizar las cosas y darle a cada cosa y momento su verdadero valor y significado. Es en la grandeza de las pequeñas cosas, en lo ordinario de la vida, donde Dios se hace presente. Aunque no lo percibamos allí está. Depende de nosotros sentir su Presencia. Día a día. Minuto a minuto.
Pero en todo ese palpitar hay algo impresionante que a nadie se le escapa, escondido en el corazón de todo hombre. El Amor con mayúsculas con la que se hacen las cosas. Y eso hace que la vida ordinaria nada tenga de ordinaria. Porque entre las mil pequeñas discusiones diarias, el trabajo en la casa o en la oficina, los problemas que agobian, el estrés, las dificultades económicas, el malestar por una situación… surge una cascada de amor que hace maravilloso el día a día.

Y entonces uno entiende que la vida ordinaria es extraordinaria, sí, que incluso agota porque hasta los pequeños detalles y los más nimios deberes se conviertan en un esfuerzo.

Pero entonces piensas en la vida de esa familia de carpinteros de Nazaret, hace más de dos mil años, con una imponente proyección contemplativa. Y entiendes que entre tanto lío allí está Jesús en el centro. 
Y descubres que para que Dios se haga presente en nuestra vida es necesario transformar la superficialidad de nuestra mirada hacia una más profunda que nos permita observar la historia —nuestra historia— con los mismos ojos con los que Cristo lo mira todo y descubrir entonces su Presencia escondida
Y pides al Espíritu Santo que se haga presente porque con tus solas fuerzas y esfuerzos no puedes. Y descubres que la presencia escondida de Cristo en la cotidianidad de nuestra vida es la gran obra de Dios en cada uno de nosotros. 
Y Cristo te permite mirar tu entorno con una mirada nueva, con un corazón expansivo. Así es más fácil encontrar a Dios en la vida ordinaria. Vivir desde la fe lo pequeño como un regalo, que en absoluto no es ajeno. Y, así, sin pretenderlo, recuperas poco a poco la alegría escondida en las pequeñas cosas que a uno le van surgiendo. Todo encuentro con Dios une lo espiritual con lo cotidiano. ¡Qué maravilla!
¡Señor, quisiera mirar mi vida sencilla con ojos nuevos, 
con un corazón abierto a tu llamada! 
¡Quisiera vivirlo todo como un regalo que me haces
 no como un motivo para la queja! 
¡Señor, quisiera aprender de Ti que la santidad 
que Tu viviste durante aquellos años en Nazaret 
sea una santidad basada en las actividades más sencillas,
impregnadas de trabajo y de vida familiar! 
¡Padre, Tu estás presente en todas mis tareas diarias,
 ayúdame a llenarlas de Tu amor y de tu santidad 
para irradiar a todos los que me rodean! 
¡Espíritu Santo, no permitas que los acontecimientos controlen mi vida sino que sea yo con mi actitud positiva impregnada de Dios 
el que sea dueño de mi vida! 
¡María, quiero que seas espejo de mi alma 
para que cada una de mis acciones, mis pensamientos 
y mis deseos estén revestidos de amor, caridad y servicio! 
¡Señor, que mi servicio y entrega a los demás 
no sea para ensalzarme y mostrar mis capacidades 
sino que tengan la humildad y sencillez como ideal, desposeyéndose a mi mismo para despojarme de mi amor propio y de mi interés!
Orar con el corazón abierto

lunes, 27 de abril de 2015

Festejando a la Moreneta

Celebramos hoy a la "jefa suprema de la casa": la Mare de Déu de Montserrat, patrona también de esta tierra catalana.
Gracias a tantos amigos que se hicieron tan cercanos tanto ayer en la celebración del retiro de familias, como hoy en sus mensajes y felicitaciones. Que la Moreneta bendiga a todos con ese Corazón de Madre que llena de ternura.
Os compartimos un foto-reportaje de la hermosa jornada de ayer
El P. José Mª Fdez-Cueto predicó la meditación sobre el sacerdocio
Coloquio con los hombres
Coloquio con los hombres
M. Mª Lourdes predicó a las mujeres sobre la familia
Interesante el compartir

Hermosos encuentros en la comida
El mago Truquichán nos ameneizó la sobremesa
Rosario en procesión con la Mare de Déu de Montserrat
dirigido por las más jóvenes
bajo una lluvia in crescendo
por nuestro hermoso parque
 

Y ¿qué mejor para concluir que la Eucaristía?





domingo, 26 de abril de 2015

Presencia viva y activa

Hoy es el primer Domingo de Pascua donde no contemplamos una aparición de Jesús resucitado. Este evangelio que nos propone la liturgia, tiene un trasfondo muy pascual porque aunque no salga Jesús resucitado, nos habla de un Jesús vivo, presente y operante en la Iglesia y en nuestra vida.

En los tres ciclos (A, B y C, ahora estamos en el B) el protagonista del cuarto Domingo de Pascua, es siempre Jesús el Buen Pastor. Es muy aleccionador: hasta ahora hemos repetido hasta la saciedad, que Jesús ha resucitado y que Él es vivo. Pero, entonces, surge la pregunta: ¿y cómo se hará presente en mi vida? ¿Y cómo actuará en mi vida? La respuesta nos la da el evangelio del cuarto domingo de Pascua: Jesús Resucitado se hará presente y actuará en nuestra vida como Buen Pastor.

Hay una previa para que Jesús pueda llegar a ser para nosotros el Buen Pastor, la previa es que nosotros deseemos ser sus ovejas. ¡Deseemos quiere decir deseemos! Si la oveja quiere ir a la suya, hacer los caminos que a ella le parece, si no reconoce al pastor como pastor. Entonces, Jesús no puede ejercer de Buen Pastor.

Ahora bien, para aquel que lo reconoce como a buen pastor y desea ser su oveja, Jesús se convierte en una presencia viva y activa en su vida.

Mirad hay muchos “Yo soy...” de Jesús en el evangelio. “Yo soy la luz del mundo”. “Yo soy el camino, la verdad y la vida”. “Yo soy la resurrección y la vida”. “Yo soy el pan vivo bajado del cielo”,... Son unas afirmaciones extraordinarias, que nos revelan Jesús de una manera muy clara. Pero, la afirmación: “Yo soy el buen Pastor. El buen pastor da la vida por las ovejas”, encuentro que es tremendamente evocadora, cercana, tangible. Un tangible que te remite claramente a un intangible: Jesús Buen  Pastor va delante, te guía, te conduce. Jesús Buen Pastor que te conoce por tu nombre, te ama, da la vida por ti. Jesús Buen Pastor te cura cuando la vida te hiere, te sale a buscar cuando te pierdes, y te lleva por el camino de la vida, de la verdad y de la luz. 

Una imagen tangible, que remite a un intangible que nos da mucho juego. Yo recomiendo mucho hacernos presente esta imagen que Jesús da de Él. Nos ayuda a hacerlo más cercano, más enraizado en nuestra vida.

A veces, nos cuesta que la espiritualidad, arraigue en nuestra vida, y la imagen de Jesús Buen Pastor, nos  ayuda.

Pongo un ejemplo: Este miércoles, fui a decir misa al SAFOR, a la Universidad Autónoma de Barcelona. En la comida de los cinco estudiantes que me rodeaban, dos habían decidido cambiar de carrera. Una, hacía Clásicas y el otro, Arqueología. Y, entonces, preguntas, sondeas, y te das cuenta: Jesús no entró en su decisión. En ningún momento, el buen Pastor, que guía, que orienta, que conduce, fue invitado a hacer su aportación, a dar luz, a orientar...

También nosotros: Tengo un problema con un hijo ¿por dónde tirar? He de decidir qué hacer con una casa deshabitada, ¿por dónde tirar? Mi hijo tiene un problema, ¿qué le tengo que decir? ¿por dónde ha de ir?. El Buen pastor responde!!


Hablemos con Jesús el buen Pastor, tratémoslo como lo que es. ¡¡Cada día estamos tomando decisiones!! Algunas no hace falta consultarlas: donde compro el pan. Pero, otras, es importantísimo que el Buen Pastor entre en nuestra vida, sino, corremos el riesgo de vivir una espiritualidad desencarnada, que no afecta, casi, casi, nuestra vida.

En conclusión; ¡No podemos hacer camino sin el Buen Pastor! Pienso que Jesús el Buen Pastor, que va delante, constantemente está girando la cabeza para ver si estamos detrás o ya hemos vuelto a coger un camino que no es el suyo.

Que este domingo nos ayude a tratar más a Jesucristo como a Buen Pastor.
Francesc Jordana

sábado, 25 de abril de 2015

8 consejos para rezar bien el Rosario

1. Antes de iniciar el Rosario es provechoso guardar unos segundos de silencio para tomar conciencia de lo que vas a hacer y así rezarlo con devoción, no mecánicamente. Adoptar la actitud del hijo que se acerca con mucho cariño a su Madre del cielo y decirle algo así: Aquí me tienes de nuevo, María, quiero estar un rato contigo, mostrarte mi afecto, sentir tu cercanía; quiero que me ayudes a conocer mejor a Tu Hijo, que me enseñes a rezar como Él y a parecerme cada día más a Él.

2. Durante unos minutos o durante todo el rezo del Rosario puedes tener delante una imagen de la Santísima Virgen que te recuerde a la que está en el cielo. A partir de la imagen perceptible con los sentidos, trae a la memoria a tu Madre del cielo y ponte espiritualmente en Sus brazos.

3. Recuerda que el Rosario consiste en meditar y contemplar los principales episodios de la vida de Cristo para conocerlo, amarlo e imitarlo. Mientras rezas las diez Avemarías de cada misterio como si fueran una melodía de fondo que tranquiliza y serena, centras tu oración en Cristo, su vida, sus enseñanzas. Los misterios del Rosario son como un compendio del mensaje de Cristo. Cada misterio tiene sus gracias especiales, grandes temas en qué meditar, grandes enseñanzas. Meditar en los misterios de la vida de Cristo nos ayuda a crecer en nuestra configuración en Él. No es un simple ejercicio intelectual, sino un encuentro vivo con Cristo, pues por las virtudes teologales podemos entrar en contacto real con Cristo.

4. "Contemplar con María el rostro de Cristo" (RVM, 3). Ponte al lado de María y juntamente con Ella recuerda a Cristo. Si rezas así el Rosario, verás que algo sucede en tu alma mientras lo rezas. Experimentas la presencia de María que te dice que Ella está allí, siempre a tu lado, te abraza, te enseña a contemplar a Jesús. Durante el Rosario, María trabaja de manera especial en tu alma, modelándola conforme a la imagen de Jesús. Ella es quien nos conduce de modo más seguro a Cristo y lo hace no sólo con su ejemplo sino con una acción espiritual, profundamente eficaz. Cuando María y el Espíritu Santo trabajan juntos, forman una mancuerna realmente poderosa.

5. Rezar el Rosario es rezar desde el corazón de María. "Aprende de María a contemplar la belleza del rostro de Cristo y la profundidad de su amor". (RVM 1) María es modelo insuperable de contemplación. A partir de la experiencia de María, el Rosario es oración contemplativa; es entrar a la escuela de oración de la Virgen María. Nos enseña mostrándonos a Jesús y permitiéndonos ver cómo ella los vive interiormente.

6. Ten siempre presente que el Rosario es un arma poderosa. Rezándolo con esta certeza de fe, obtenemos abundantes gracias a través de las manos de María. La paz del mundo es una intención particularmente querida por María. Otra intención muy especial y que, como dice Juan Pablo II, requiere hoy "urgente atención y oración", es la familia.

7. Es una oración que ayuda a unificar e integrar toda la vida y a ponerla en manos de Jesús y María, pues a lo largo de los misterios del Rosario podemos ir poniendo en sus manos las personas que más llevamos en el corazón, la familia, los amigos, la Iglesia, la nación, la humanidad, la misión, el trabajo, las preocupaciones e intenciones personales.

8. El hábito de rezar el Rosario todos los días es un modo de asegurar un contacto diario con la Virgen María, de expresarle todo tu afecto, veneración y gratitud. Es bueno tratar de rezarlo cada día mejor, con más atención, disponiéndote con las actitudes correctas, meditando mejor, poniendo más amor.


Muchos más consejos prácticos podemos encontrarlos en la Carta Apostólica, del Papa Juan Pablo II, que encuentras aquí: CARTA APOSTÓLICA ROSARIUM VIRGINIS MARIAE

viernes, 24 de abril de 2015

Claves de la serenidad



1.- Aceptaré lo que no pueda cambiar y cambiaré lo que no puedo aceptar.



2.- Viviré el momento presente.



3.- Dejaré el pasado en el Corazón Misericordioso de Cristo.



4.- El futuro lo abandonaré en la Providencia del que cuida de los lirios del campo.



5.- Confiaré y no temeré en todas las circunstancias de la vida.



6.- No complicaré las cosas más de lo que son.



7.- Viviré intensamente en cada instante.



8.- La sencillez es la mejor terapia.



9.- Nunca “tiraré la toalla” en la esperanza.



10.- Me fío de quien sabe contar hasta los cabellos de mi cabeza.

+Francisco Cerro Chaves
Obispo de Coria-Cáceres

jueves, 23 de abril de 2015

No se quedó quieto ni callado, ni devolvió mal por mal.

Somalia, Siria, Irak, Nigeria, Corea del Norte, Sudán... Y este fin de semana más 700 hombres y mujeres muertos en aguas de Libia, víctimas de la trata de seres humanos. Demasiados países que muestran, una y otra vez, el rostro siempre cruel de la violencia y el sinsentido.

Porque, ¿cuántas personas están ahora mismo huyendo de sus casas por miedo a que les quiten la vida?, ¿cuántos sufriendo la atroz estupidez de la guerra?, ¿cuántas familias refugiadas hoy en tierra extraña?, ¿cuántos creyentes viviendo su fe bajo el horror de la persecución?, ¿cuánta gente va a morir este día a manos de otro ser humano?... Seguramente uno solo ya serían demasiados. Y frente a tanta violencia, ¿qué hacer, Señor?, ¿cómo situarnos ante los que piensan la violencia, o la permiten, o la ejecutan?
Ignacio de Loyola nos anima, una vez más, a volver los ojos a Jesús. Al Maestro que lloró, gritó y sufrió –al lado de tantos otros crucificados de hoy– el dolor de la violencia. Y así, “considerar cómo la Divinidad […] podría destruir a sus enemigos, y no lo hace” (Ejercicios Espirituales, 196). Ante la injusticia, Jesús no se quedó quieto ni callado. Pero tampoco devolvió mal por mal. Y nosotros, ¿cómo vamos a responder?
Facebook Espiritualidad ignaciana

lunes, 20 de abril de 2015

Curso Beta

 Siempre maravilladas del poder de la gracia, seguimos adelante con los que siguieron con gran interés el Curso Alpha a finales del año pasado. 
 Unas 10 - 14 personas, sin contar los miembros del equipo que organizó el Curso, perseveran en esta búsqueda de Dios en la Iglesia, y es maravilloso percibir su interés, y el calor familiar que todos respiramos en estos encuentros, que desde principios de año tenemos en la Parroquia del Sagrado Corazón de Sabadell cada quince días. 
 La presencia participativa del párroco, el P. Miguel Angel es muy apreciada por todos. En él sentimos el pastor con olor a oveja que toma un cuidado especial de sus corderillos.
 Durante una primera etapa profundizamos sobre las partes de la Misa. Qué buenas las presentaciones que de Ella nos hicieron Jesús Serra, Isabel Ganuza, Pau Tarruell, Emilia, Jorge Mira... Y qué buenos los intercambios, cuestionamientos, comentarios que esas enseñanzas suscitaron para hacernos valorar más ese gran Misterio de la Fe y de Amor.
"Me ha aportado entender y vivir mejor las diferentes partes de la Misa.- escribía en nuestro grupo whatsapp un participante-  Desde la señal de la Cruz hasta el Ofertorio, Prefacio, desde la plegaria eucarística hasta la consagración, la fracción del Pan que marca la muerte de Jesús, también el momento que recibimos la comunión. Y el último paso es la bendición con el signo de la Cruz, que es el sello de los cristanos y que nos invita a ir de misión. "
  Y la semana pasada emprendimos una nueva etapa iniciando un estudio del Youcat que seguiremos siempre guiados también por la Sagrada Escritura. Empezó el primer tema, en un clima orante y meditativo, la Hna Mª Lourdes, pero seguirán unos y otros exponiendo las diversas cuestiones a tratar según un programa establecido.
Os comparto los ecos que en el mencionado grupo recibimos de este primer encuentro en torno al Youcat y la Palabra de Dios:
"Estuvo super, super. El encuentro de anoche fue de gran ayuda para discernir ( cada uno en su medida ) el gran enigma que supone el misterio de la fe. Después de todo el tiempo que llevamos, ayer se empezó por el comienzo de todo. ( de todo, se entiende que es el principio de lo que Dios ha creado para la humanidad ) porque Dios no tiene principio. El siempre a existido. ¡¡ Que misterio !! ¿ Verdad ?"
"A nosotros también nos atrapo el tema de ayer ,nos gusto muchísimo que nos narraran el comienzo,la verdad cada vez que vamos aprendemos y entendemos mas dudas que tenemos", compartía una pareja.
"Es maravilloso este libro "YOUCAT", es compendio del catecismo. Tiene muchas citas bíblicas, filosóficas y de sant@s. Espero encontrar muchas respuestas a mi fe y ponerlas en practica. Ya he comenzado ha leerlo. Pido al Espíritu Santo que me ilumine, en esta ardua tarea"
  Precede cada tema un momento de encuentro en torno a lo que unos y otros aportan para una cena rápida compartida. Momento de intercambios personales y también de alguna celebración, como fue la semana pasada la celebración del cumpleaños de nuestra Hna. Mª Rafael.
 Damos gracias al Señor por esta comunión tan fuerte y profunda que está estableciendo entre personas que hace unos meses a penas se conocían, y que ahora forman una familia, dentro de la gran familia de la Iglesia.


domingo, 19 de abril de 2015

La primera verdad de la Iglesia


La Iglesia tiene la misión de anunciar la misericordia de Dios, corazón palpitante del Evangelio, que por su medio debe alcanzar la mente y el corazón de toda persona. La Esposa de Cristo hace suyo el comportamiento del Hijo de Dios que sale a encontrar a todos, sin excluir ninguno. 
En nuestro tiempo, en el que la Iglesia está comprometida en la nueva evangelización, el tema de la misericordia exige ser propuesto una vez más con nuevo entusiasmo y con una renovada acción pastoral. Es determinante para la Iglesia y para la credibilidad de su anuncio que ella viva y testimonie en primera persona la misericordia. Su lenguaje y sus gestos deben transmitir misericordia para penetrar en el corazón de las personas y motivarlas a reencontrar el camino de vuelta al Padre.

La primera verdad de la Iglesia es el amor de Cristo. De este amor, que llega hasta el perdón y al don de sí, la Iglesia se hace sierva y mediadora ante los hombres. Por tanto, donde la Iglesia esté presente, allí debe ser evidente la misericordia del Padre. En nuestras parroquias, en las comunidades, en las asociaciones y movimientos, en fin, dondequiera que haya cristianos, cualquiera debería poder encontrar un oasis de misericordia.
Bula 
Misericordiae Vultus del Papa Francisco

sábado, 18 de abril de 2015

Con María

Queremos vivir la Pascua del Señor en esta hora, en esta historia, con María, la mujer creyente, que comenzó el tiempo nuevo.
Con María, la mujer que esperó confiada el proyecto nuevo del reino.
Con María, la madre que nos lleva en su corazón mientras presenta a Jesús nuestras necesidades. 
Ella viene con nosotros para ayudarnos a ser testigos de comunión, profetas de esperanza, servidores del amor. 
Ella nos hace familia, nos recrea como nuevo pueblo de Dios en camino pascual

viernes, 17 de abril de 2015

Gemidos del corazón



1.  Anhelo ver tu rostro.

2.  Deseo el saciarme por la mañana de tu semblante.

3.  Ansío la vida eterna.

4.  Gimo por dentro como paloma.

5.  El espíritu gime en mi interior con gemidos inefables.

6.  Anhelo el vivir en tu casa.

7.  Gimo de deseos de entregar la vida por amor.

8.  Gimo en mi corazón buscando saciarme con tu semblante.

9.  Mi alma está sedienta de Ti como tierra reseca, agostada, sin agua.

10. Con gemidos de parto aclamo al Señor.
MOnseñor Francisco Cerro,

miércoles, 15 de abril de 2015

¡¡¡Así de valientes y coherentes los queremos...!!!


Sí. Cuanto soñaríamos con más dirigentes y gobernantes que den la cara y sean coherentes ante el mundo como estos dos políticos David Cameron, primer ministro británico y Jonas Gahr Stor, ministro de Asuntos Exteriores de Noruega.

Con nuestra oración y nuestra propia coherencia y valentía en la vivencia de la fe en Cristo alcanzaremos, no me cabe duda hombres como estos al frente de las naciones.

Pero ¿qué es lo que han hecho estos hombres?

El primer ministro inglés, David Cameron, ha deseado una muy buena pascua a todos los británicos, en un vídeo que ha denunciado la cristianofobia en el mundo y agradece a los cristianos británicos lo que hacen por su país. He aquí el texto del mensaje
"La Pascua es la ocasión para los cristianos de celebrar el triunfo definitivo del amor sobre la muerte, con ocasión de la resurrección de Jesús. 
Y para todos nosotros es una ocasión de reflexionar sobre el papel del cristianismo en la vida de nuestra nación. 
La Iglesia no es una colección de edificios antiguos de gran belleza; es una fuerza viva y activa que realiza obras admirables a lo largo y ancho de nuestro país: cuando la gente carece de hogar, allí está la Iglesia proporcionando alimentos calientes y cobijo; cuando la gente es aplastada por la adicción o está desahuciada, cuando la gente sufre o está desolada, ahí está la Iglesia. 
Personalmente he experimentado en los momentos más difíciles de mi vida el gran consuelo que representa la misericordia de la Iglesia; en toda Gran Bretaña la Iglesia no solamente predica “ama a tu prójimo”, sino que lo vive constantemente en los centros de fe, las cárceles, en las asociaciones ciudadanas. 
Y es por todas estas razones por las cuales debemos sentirnos orgullosos de proclamar que este país es un país cristiano. 
Así es: somos una nación que abraza, recibe y acepta todas las fes y también la falta de fe, pero somos aun así un país cristiano. Y esa es la razón por la cual el gobierno que yo dirijo ha realizado algunas acciones importantes: desde invertir decenas de millones de libras para el mantenimiento de iglesias y catedrales hasta aprobar leyes que reafirman el derecho de los consistorios municipales a recitar oraciones en sus ayuntamientos. 
Y como país cristiano nuestra responsabilidad no termina aquí: tenemos el deber de levantar nuestras voces contra la persecución de los cristianos en el mundo
Es realmente dramático el hecho que en 2015 todavía hay cristianos amenazados, torturados e incluso asesinados por causa de su fe, desde Egipto a Nigeria, de Libia a Corea del Norte. En Oriente Medio, los cristianos se han visto asediados hasta ser expulsados de sus hogares, forzados a huir de una población a otra, verse forzados a renunciar a su fe o asesinados brutalmente. 
A todos los cristianos en Irak o en Siria que practican su fe o que dan cobijo a otros debemos decirles: “Estamos a vuestro lado”
Este gobierno ha convertido estas palabras en obras, bien haciendo llegar ayuda humanitaria a todos aquellos abandonados en el Monte Sinjar, bien aportando fondos a los grupos de reconciliación de base en Irak. Y en los meses venideros deberemos continuar hablando con una sola voz en defensa de la libertad de fe. 
Así, en este tiempo de Pascua deberíamos tener en nuestro pensamiento a todos esos cristianos en países distintos al nuestro que se enfrentan a la persecución, y a la vez agradecer a todos los cristianos que marcan una diferencia aquí en nuestro hogar. Y con esto, quiero desearos a todos vosotros y a vuestras familias, una muy Buena Pascua”.
No menos trascendente es que Noruega ha prohibido a Arabia Saudí financiar mezquitas mientras no permitan construir iglesias en su país. 
El Gobierno noruego ha dado un paso importante a la hora de defender la libertad en Europa frente al totalitarismo islámico. 
Jonas Gahr Stor, ministro de Asuntos Exteriores, ha afirmado que se rechazarán las donaciones millonarias de Arabia Saudí y varios empresarios musulmanes para financiar la construcción de mezquitas en Noruega. 
Según dicho ministro, las comunidades religiosas tienen derecho a recibir ayuda financiera, pero el gobierno noruego, excepcionalmente y por razones lógicas, no apoya la financiación islámica con cientos de millones de euros.
Jonas Gahr Stor apunta que “sería una paradoja, y antinatural aceptar las fuentes de financiación de un país donde no hay libertad religiosa”. El ministro también afirma que “la aceptación de ese dinero sería un contrasentido”, recordando la prohibición que existe en el país árabe para la construcción de iglesias de otras religiones. 
Jonas Gahr Stor también anuncia que “Noruega llevará el asunto ante el Consejo de Europa” donde defenderá esta decisión basada en la más estricta reciprocidad con Arabia Saudita. 
Esta noticia casi ha pasado desapercibida en España donde, ante el temor de represalias, los medios de comunicación... prefieren callarse. 

lunes, 13 de abril de 2015

Cuando falta la fe



Señor, cuando me siento ciego y sin luz
para comprender lo que debo hacer yo
o sugerírselo a los demás,
vienen a mis labios las palabras
del ciego del Evangelio:
“Señor, que vea”.
  
Dame, sobre todo, sensibilidad
y prontitud para escuchar,
para que pueda oírte
cuando llamas a mi puerta:
“Mira que estoy a la puerta y llamo”.

A veces, Señor, me encuentro
interiormente tan pobre,
tan sucio, tan lleno de heridas.
Extiéndeme tu mano,
como hiciste
con el leproso del Evangelio:
“Si quieres puedes limpiarme”.

Danos tu fuerza
para cumplir nuestra misión,
la misma fuerza
que diste a los apóstoles,
cuando los llamaste para seguirte,
la que diste a Mateo
cuando le dijiste: “Sígueme.
Y él se levantó y le siguió”.

Siguiendo el consejo
de tu Madre en Caná:
“Haced lo que Él os diga”,
estamos ciertos de que,
si acogemos tus palabras,
tu fuerza todopoderosa
no sólo cambiará el agua en vino,
sino que hará
de nuestros corazones de piedra
corazones de carne.

Por eso te pedimos:
“Ayuda mi falta de fe”.
  
Por el Padre Arrupe sj
Artículo originalmente publicado por Oleada Joven

domingo, 12 de abril de 2015

¡Mucha misericordia!


Celebramos hoy el Domingo de la Misericordia Divina. Así lo estableció San Juan Pablo II: que el segundo domingo de Pascua fuera el Domingo de la Misericordia Divina. La intuición teológica que hay detrás, es que es preciso dar más protagonismo, más presencia, a la misericordia de Dios. ¡Gran intuición! 

También el Papa Francisco ha decretado que el año 2016 sea el año santo de la misericordia. Nos decía el Papa, el 23 de marzo: “He decidido convocar un jubileo extraordinario que coloque en el centro la misericordia de Dios. Será un Año Santo de la Misericordia.” Este “año” irá del 8 de diciembre del 2015 al 20 de noviembre del 2016. 
La misericordia es el camino de la Iglesia, es el camino de la evangelización, es el camino para transformar el mundo, y, por tanto, nuestro camino. El lenguaje más universal; que entronca más con qué es el hombre, que más llega a todos, que todos pueden entender, es el lenguaje del amor, de la misericordia. Llamados personalmente y con Iglesia a ser testimonios de la misericordia de Dios. 

Pero, sólo podemos ser testimonios de la misericordia de Dios, si la hemos vivido, saboreada, experimentada, ejercida, implorada,... ¿Cómo vamos de misericordia?

Es esta una fiesta muy pascual, porque esta fiesta nos recuerda que la misericordia lo puede todo. Que  nuestro pecado no es nada ante la misericordia de Dios. Que el mal del mundo no es nada ante la misericordia de Dios. Esta fiesta nos apunta hacia la victoria pascual de Cristo. La Pascua nos dice que ha triunfado el amor, que el mal ha sido derrotado por el amor. 

Nos parece que Santa Faustina decía aquello de: “Que todos los pecados de la humanidad no son más que una gota dentro del océano del amor de Dios”.
La escena que contemplamos en el evangelio de hoy, nos permite muy bien vincular la resurrección del Señor con la fiesta de hoy: Jesús, primero, muestra las llagas y el costado y, después, les da el gran don del perdón, el gran regalo del perdón. “A quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados”. Las llagas de Cristo son la fuente de donde mana la misericordia del perdón. ¡Qué bonito!

Según los diarios de Santa Faustina, Jesús le dice que lo pinte el cuadro de la Divina Misericordia, y le explica cómo ha de ser, y ella lo comunica a un pintor, que lo pinta.
. Jesús está en el centro del cuadro, esto apunta a la centralidad que ha de tener en nuestra vida.
. El fondo es oscuro. Jesús rompe la oscuridad. La oscuridad de la muerte, del pecado, es vencida por Cristo. Él es la luz, por tu vida, por mi vida.
.  Está vivo, con los ojos abiertos, porque Él está vivo, ha resucitado.
Te está mirando... Dice Santa Teresa de Jesús: “Mira como Él te mira”. “Mira como Él te mira”. Dejémonos mirar por Él. Así definía la oración.
. Jesús tiene un pie avanzado, señal de que se aproxima a nosotros. Lo hizo con la encarnación y continúa acercándose a nosotros cada día. Desea una relación personal con nosotros.
. Tiene la mano izquierda sobre su corazón, indicando que nosotros, tú y yo, estamos en su corazón.
. Dos rayos le salen del corazón: el rayo más claro, simboliza el agua (bautismo) y el rayo rojo, simboliza la sangre (eucaristía). Esto tiene un fundamento evangélico, cuando traspasan el costado de Jesús con la lanza, salieron sangre y agua.
. Nos hemos de sumergir en el rayo de agua purificador, un rayo que lo limpia todo, sumergirnos en este rayo. Él nos purifica.
. Mira el rayo rojo, su sangre te salva, a ti, a tus familiares, Él salva tu historia.
. Tiene la mano derecha levantada en actitud de bendición y absolución. Es una invitación  recibir  su misericordia. ¡¡Dios bendice!! Dios hace bajar del cielo sus bendiciones, y esto es una cosa real. De Dios a nosotros. No es una fuerza interior nuestra, no es una cosa que llevamos dentro y la hacemos activar. Es algo que nos viene de fuera, de Dios, y entra en nosotros.
. El texto que Jesús le dijo a Santa Faustina que tenía que poner, era éste: “Jesús en ti confío”. Nos hace mucho bien repetirlo: “Jesús en ti confío”. Como todo, en el cristianismo, denota una actitud dinámica, no estática. A Jesús le gusta sentir que le digamos: “Jesús en ti confío”. Y Él responde con sus bendiciones, al tener nuestros corazones abiertos.

Fijaros que todos los elementos apuntan a su misericordia. “Felices los que creerán”. 
“Felices los que creerán en su misericordia”.
Francesc Jordana

sábado, 11 de abril de 2015

Con toda el alma


Nosotros anunciamos la resurrección de Cristo cuando su luz ilumina los momentos oscuros de nuestra existencia y podemos compartirla con los demás; cuando sabemos sonreír con quien sonríe y llorar con quien llora; cuando caminamos junto a quien está triste y corre el riesgo de perder la esperanza; cuando transmitimos nuestra experiencia de fe a quien está en búsqueda de sentido y de felicidad.

Y ahí con nuestra actitud, con nuestro testimonio, con nuestra vida decimos “Jesús ha resucitado”, con todo el alma.

Pidamos a la Virgen Madre, testigo silenciosa de la muerte y de la resurrección de su Hijo, incrementar en nosotros el gozo pascual. Lo haremos con la oración del Regina Coeli, que durante el tiempo pascual sustituye la oración del Ángelus. 

En esta oración, marcada por el Aleluya, nos dirigimos a María invitándola a alegrarse, porque a quien llevó en su vientre ha resucitado como había prometido, y nos encomendamos a su intercesión. 

En realidad, nuestra alegría es un reflejo de la alegría de María, porque es Ella que ha cuidado y conserva con fe los eventos de Jesús. 

Recitamos pues esta oración con los sentimientos de hijos que son felices porque su Madre es feliz.