lunes, 30 de marzo de 2015

Exercicis per a noies

Mossén: he tenido que hacer punto de bolillos para poder liberarme mínimamente y poder dar estos Ejercicios. Pero ha sido una gracia grande. También a mí me hizo bien este parón,. Demos gracias a Dios que pasa más allá de los instrumentos que somos. Los Ejercicios nos ayudan por que son una buena estructura para la vida espiritual. El Señor os hará ver aún más fruto en vuestra día a día.
Estaba muy intrigada por qué sería esta experiencia de silencio durante dos días, para reflexionar, rezar. Me voy super contenta
Me gusta estar en soledad. Me han tocado mucho las adoraciones y bendiciones... Me ha encantado mucho estar con tantas chicas enamoradas de Dios, porque vivo habitualmente en ambientes jóvenes hostiles a la fe.

Me ha ayudado mucho esta experiencia. La charla de las dos banderas me ha tocado mucho. Buscaba respuestas. Pero me he dado cuenta que hay un camino previo antes de tenerlas. Me ha encantado.
Me ha agradado mucho. La vida pasa rapidísimo en el día a día, y este parón es saludable. Me tocó mucho una anécdota que contó el Mossén sobre Sta. Teresita.

Necesitaba centrarme. Salgo con una energía interior fuerte. Los puntos de meditación me han ayudado mucho a la oración personal.
Me ha ayudado mucho la Confesión y hablar con la hermana. Necesitaba parar y pensar qué es lo más importante para mí.

Me han ayudado a centrarme en Cristo, que lo necesitaba. He podido experimentar cuanto ha hecho Dios por nosotros, en la naturaleza, y en la Cruz.
Aunque viniera casi estimulada por la pena que me daría el lunes en no estar en la foto del Facebook luciendo una bella sonrisa, he comprendido que necesitaba estar aquí. Necesitaba parar y no me daba cuenta. He gozado de más consolación que el año pasado.
Buscaba respuestas. He experimentado mucho silencio por fuera y en mi interior. El primer día me asusté algo: ¿lo estaré haciendo mal? ¿en qué estoy fallando?. El diálogo con la hermana me calmó asegurándome que no lo estaba haciendo mal, al contrario. Es como exponerse al sol: aunque no lo sientas te quemas, y Dios hace las obras más grandes en el silencio y la discreción. Hoy lo he vivido de otra manera, y he encontrado renovadas las fuerzas para encarar los retos del día a día de otra manera, sabiendo que Dios es capaz de cambiar lo que yo no puedo.
Vine obligada. Y doy gracias a quien me obligó a venir. He tomado fuerzas para continuar mi camino con alegría y tranquilidad.

Estoy atravesando desde hace tiempo una época de desierto. No he salido aún de él, pero sé que Dios está a mi lado.
Llevaba desde enero anhelando estos días. Necesitaba, como dijo el Padre, una lágrima de conversión. Necesitaba un acompañamiento espiritual. Me voy redireccionando, dejando compromisos vanos, llena de satisfacción, con un corazón limpio: "Vete y no peques más". Aunque no seamos santas intentamos día a día seguir por el camino.

Me he acercado más a Dios. Me han ayudado a comprender más la liturgia y a comprender mejor la Misa.
Me han recordado esa frase de santa Teresa de Jesús "No os pido más que le miréis". Siempre me ayuda la contemplación del Evangelio para enamorarme más de Jesús.

El Señor siempre me sorprende. No sabía a qué venía. Agradezco mucho las palabras de la hermana. He descansado en Dios y El sabrá lo que quiere de mí.
Empecé los Ejercicios en la humildad, por un mal entendido. La hermana tras la cena nos dijo que nos encontraríamos a las diez menos cuarto en la Capilla. Mi hermana me había avisado de que en Ejercicios se suele dormir mucho, pero me parecía algo exagerado. Aún así me fui a la habitación, recé Vísperas y me fui a descansar tranquila. Al día siguiente la hermana vino a mi habitación a las 9.10 a buscarme  porque el grupo ya estaba desayunando, le dije que esperaba las diez menos cuarto para bajar. Ya llevaba un rato lista.... Después de esto me puse en las manos de Dios, y me voy de aquí sabiendo que dios me quiere tal como soy.
Vine a cargar pilas. cada vez te das cuenta que hay que dejarle hacer al Señor. Me ayuda mucho la adoración al santísimo que me ha sabido a poco.

Experiencia maravillosa. Creía que el silencio me haría encontrarme sola: me he sentido muy acompañada.
Esta casa para mí es fuente de gracia. Traía un peso muy grande y el Señor me lo ha quitado de golpe. ¿Cómo no salir más enamorada del Señor?

Excepcionalmente hemos contado con la ayuda de dos personas que nos han ayudado a servir durante este fin de semana. también ellas nos dejaron su testimonio

Hace quince días también yo hice Ejercicios. Doy gracias a Dios por haber podido serviros. He recibido mucho. Siento que Dios me habla a través del ponerme al servicio de los demás. Me ha llenado mucho esta experiencia
No pensaba que había jóvenes como vosotras. Veros me ha ayudado mucho estos días.

sábado, 28 de marzo de 2015

DULCE QUE NOS UNE A DIOS, ARMA DE PAZ Y DE PERDÓN


«Virgen del Santo Rosario, Madre del Redentor, 
mujer de nuestra tierra encumbrada por encima de los cielos, 
 humilde sierva del Señor, proclamada Reina del mundo,
 desde lo profundo de nuestras miserias recurrimos a ti. 
Con confianza de hijos miramos tu rostro dulcísimo.

Coronada con doce estrellas, tú nos llevas al misterio del Padre, 
tú resplandeces de Espíritu Santo, 
tú nos donas a tu Niño divino, 
Jesús, nuestra esperanza, única salvación del mundo.

Brindándonos tu Rosario, tú nos invitas a contemplar su Rostro. 
Tú nos abres su corazón, abismo de alegría y de dolor,
 de luz y de gloria, misterio del Hijo de Dios, hecho hombre por nosotros. 
A tus pies sobre las huellas de los santos,
 nos sentimos familia de Dios.

Madre y modelo de la Iglesia, tú eres guía y sostén seguro. 
Haz que seamos un corazón solo y un alma sola, 
pueblo fuerte en camino hacia la patria del cielo.
Te entregamos nuestras miserias, 
los tantos caminos del odio y de la sangre, 
las mil antiguas y nuevas pobrezas 
y sobre todo nuestro pecado. 
A ti nos encomendamos, Madre de misericordia: 
obtennos el perdón de Dios, 
ayúdanos a construir un mundo según tu corazón.

Oh Rosario bendito de María, cadena dulce que nos anuda a Dios, 
cadena de amor que nos hace hermanos, no te dejaremos jamás. 
En nuestras manos serás arma de paz y de perdón, estrella de nuestro camino. 

Y nuestro beso a ti, en nuestro último respiro, 
nos sumergirá en una ola de luz, 
en la visión de la Madre amada y del Hijo divino, 
anhelo de alegría de nuestro corazón con el Padre y el Espíritu Santo».
Papa Francisco 21 de marzo 2015

viernes, 27 de marzo de 2015

Ejercicios Espirituales: experiencia única

¿Han pasado de moda los Ejercicios espirituales? Basta con mirar a Roma a comienzos de la cuaresma cada año: el Papa se retira una semana para hacer ejercicios espirituales. El primer domingo de Cuaresma, el papa Francisco partió hacia Ariccia, cartera en mano y viaje en autobús. Se llevó, con él, a la Curia vaticana para unos días de encuentro con Jesucristo, que eso son los ejercicios espirituales. 
En medio del fragor de las luchas de cada día, del trabajo... todos necesitamos hacer un alto en el camino, salir de nuestro ambiente habitual para estar a solas con nosotros mismos y con Dios. 
«Esta vida no es la vida», repetía el Siervo de Dios padre Tomás Morales, apóstol de los ejercicios espirituales ignacianos, en los que se piensa en cómo conocer y amar más a Dios, Quien nos regala la vida a cada instante. 
Todas las parroquias que se precien deberían organizar unos días de ejercicios espirituales para sus feligreses. 
El Papa Francisco dice que «proponer los ejercicios espirituales significa invitar a una experiencia de Dios, de su amor y su belleza. El que vive los ejercicios espirituales con autenticidad experimenta la atracción, la fascinación de Dios y regresa renovado». 
Este Triduo Pascual no te los pierdas

jueves, 26 de marzo de 2015

El Evangelio; el crucifijo; y el testimonio de nuestra fe,


A quienes también hoy “quieren ver a Jesús”, a quienes están a la búsqueda del rostro de Dios; a quien ha recibido una catequesis cuando era pequeño y nunca más la ha profundizado, que lleva la fe a tantos que aún no han encontrado a Jesús personalmente…; a todas estas personas nosotros podemos ofrecerles tres cosas, tres: el evangelio; el crucifijo; y el testimonio de nuestra fe, pobre pero sincera.
El evangelio: allí podemos encontrar a Jesús, escucharlo, y conocerlo. 
El crucifico: signo del amor de Jesús que se ha donado por nosotros; y después, 
una fe que se traduce en gestos simples de caridad fraterna
.
Pero principalmente, en la coherencia de vida entre lo que decimos y lo que vivimos. Coherencia entre nuestra fe y nuestra vida, entre nuestras palabras y nuestras acciones. El evangelio, el crucifijo y el testimonio. Qué la Virgen nos ayude a llevar estas tres cosas.
Papa Francisco 22 de marzo 2015

lunes, 23 de marzo de 2015

Im-presionante

 No sé si sabéis aquel chiste del que resume algo en dos palabras: IM - PRESIONANTE.
Pues así podemos decir del fin de semana que acaba de concluir.
Impresionante la bísqueda de Dios.
Impresionante el silencio y recogimiento.
Impresionante la lucha entre la luz y las tinieblas
Impresionante el deseo de evangelizar.
Impresionante el Señor, que no deja de sorprendernos a cada paso.
Y como una imagen vale más que mil palabras os compartimos imágenes de los retiros de este fin de semana en nuestra casa, y de la nueva movida evangelizadora en la Iglesia del Inmaculado Corazón de María en Sabadell
Retiro con Mossén Jaume González Padrós

Más de 50 mujeres acudieron a la cita

Mañana de adoración al Santísimo
Eucaristía de clausura

Retiro para hombres con el P. Enrique

Mientras dentro conducíamos a la gente al pie de Jesús
Fuera Correfoc espectacular e la puerta casi las tres horas  que estuvimos de misión
 
Vestidos de diablos: la luz y las tinieblas en duelo
 

Super equipo de música que a pesar de todo tenía que crear clima de oración


Las velas de cada uno de los entrantes al pie del altar



NO OLVIDEMOS A LA iGLESIA PERSEGUIDA


sábado, 21 de marzo de 2015

Sanación del satanismo


Nuestra Señora del Rosario / Beato Bartolo Longo. Imágenes: Wikipedia / Dominio Público. 
La próxima visita del Papa Francisco a Nápoles (Italia) el próximo 21 de marzo, recuerda la historia de un beato que estuvo muy involucrado en el satanismo, llegando incluso a declararse "sacerdote" de esta práctica. Se convirtió gracias al rosario y fundó el Santuario de Nuestra Señora de Pompeya.
El Beato Bartolo Longo nació en una familia católica pero se alejó de la fe aproximadamente en la década de 1860: un tiempo en el que la Iglesia Católica era atacada en la esfera política y que afrontaba las amenazas de la creciente popularidad del ocultismo.
Longo se hizo satanista e incluso llegó a afirmar que era un sacerdote satánico.
Tras varios años de luchar contra la depresión e incluso con algunos intentos de suicidio encima, un profesor universitario lo alentó a abandonar el satanismo y le presentó a su confesor, el P. Alberto Radente quien lo animó a rezar el rosario. Esa oración lo devolvió a la fe católica.
Bartolo Longo se convirtió en un gran devoto de Nuestra Señora del Rosario, especialmente por una imagen que recibió de manos del P. Radente en 1875. Se hizo terciario dominico y se convirtió en un gran promotor del rosario.
La imagen que recibió Longo muestra a la Virgen sentada en un trono sosteniendo al niño Jesús y con un rosario en la mano, con Santo Domingo y Santa Catalina de Siena a sus pies.
En poco tiempo la imagen, que preside el Santuario actualmente, hizo que Dios obrara una gran cantidad de milagros.
El primer milagro fue la curación de una niña de doce años, Clorinda Lucarelli, que sufría de epilepsia, que había sido diagnosticada con un mal calificado de “incurable” por los médicos de la época.
En declaraciones a ACI Prensa, el Arzobispo de Pompeya, Mons. Tomasso Caputo, dijo que el Beato Bartolo Longo “hizo un enorme trabajo de promover la devoción a la Virgen, invitando a la gente a rezarle para que difunda su misericordia”.
“Y así fue. Este es un testimnio de los muchos ofrecimientos de los fieles donantes de todo el mundo en señal de su gratitud por la misericordia recibida”, añade.
Longo murió en Pompeya en 1926 y fue beatificado por el Papa San Juan Pablo II el 26 de octubre de 1980. Es conocido como el Apóstol del Rosario.
Sus últimas palabras fueron: “mi único deseo es ver a María, que me salvó, salvando a otros de las garras de Satanás”.

jueves, 19 de marzo de 2015

San José, insigne protector

Antes de hablar de la grandeza de este " super santo"
no queremos olvidar de felicitar a todos aquellos que están bajo su patrocinio, y... son muchos.
Empezando por el Papa emérito Joseph Ratzinguer de nombre de pila; siguiendo por nuestro obispo Josep Angel Saiz-Menesses; por tantos sacerdotes amigos, especialmente por nuestros Padres y hermanos CPCR. Y ¡cómo no mencionar al P. José Mª Fdez-Cueto cpcr a quien esta comunidad debe tanto.
La lista de familiares, amigos, ejercitantes, bienhechores sería interminable y quedaríamos bastante mal olvidando a alguno. Pero a todos queremos y felicitamos muy de corazón ofreciéndoles el mejor tesoro que tenemos: nuestra pobre oración.
¿Me permitís una mención especial? Dicen que es de bien nacidos ser agradecidos. Y no podemos no mencionar a alguien que día a día se desvive con ilusión, esfuerzo y energías por nuestra Casa y nuestra comunidad: José Mª Querós. ¡Que el gran San José recompense tantos desvelos y tanto cariño!



Afirma Santo Tomás de Aquino que "hay tres cosas que Dios no podría haber hecho más sublimes de lo que son: la Humanidad de Nuestro Señor Jesucristo, la gloria de los elegidos y la incomparable Madre de Dios, de quien se dice que Dios no pudo hacer ninguna madre superior. Podéis acrecentar una cuarta cosa, en honor de San José. Dios no pudo hacer un padre más sublime que el Padre adoptivo del Hombre-Dios".

A lo que agrega San Bernardo: "Ya que todo lo que pertenece a la esposa pertenece también al esposo, podemos pensar que José puede distribuir como le parezca los ricos tesoros de gracia que Dios confió a María, su casta Esposa".

"Además, en el transcurso de los años pasados en Nazaret, Jesús colmó el corazón de San José con ternura de amor tal como jamás ningún padre creado la sintió ni sentirá, 'no sólo - como dice el Padre Huguet- para que José lo pudiese amar como Hijo, sino para que pudiese amar a todos los hombres como a sus hijos, pues, del mismo modo que todos somos hijos de María, así lo somos también de San José. (...) Y después de la devoción a la Santísima Virgen, nada hay más agradable a Dios ni más provechoso para nuestra almas que la devoción al santo Patriarca San José'".

"Habiéndosele concedido a Santa María Magdalena de Pazzis -una de las más gloriosas Santas hijas de Nuestra Señora del Escapulario- contemplar en un éxtasis la gloria de San José, exclamó: 'José, unido como está a Jesús y a María, es como una estrella resplandeciente que protege a las almas que bajo el estandarte de María, traban la batalla de la vida'".
"Cuando Santa Teresa fundó el primer monasterio de la Reforma del Carmelo, le dijo Nuestro Señor: 'Deseo que sea dedicado a San José y lleve su nombre. Este santo guardará una de las puertas y la Santísima Virgen la otra y Yo estaré entre vosotras'".

"Otra vez, se encontraba Santa Teresa en una sencilla iglesia de los Padres Dominicos, cuando sintió que alguien le colocaba sobre los hombros un hermosísimo manto. Durante unos instantes, no vio quién se lo ponía, pero poco después reconoció a la Santísima Virgen y a Su bendito Esposo San José. La Santa experimentó en su corazón una gran alegría. María habló y mientras Santa Teresa escuchaba esa voz celestial, tuvo la impresión de apretar en su mano la de la Virgen. 'Estoy tan satisfecha de que lo hayas consagrado a San José [ su primer convento de la reforma carmelitana] que puedes pedir lo que quieras para tu convento, con la certeza absoluta de que lo recibirás'. Los dos Santos Esposos colocaron entonces en las manos de Teresa una piedra preciosa de gran valor y dejaron a la Santa inundada de la más pura alegría y del más ardiente deseo de ser enteramente consumida por la fuerza del amor divino".

"Un día, al salir de su monasterio, dos religiosos carmelitas encontraron a un venerable anciano que avanzaba en dirección a ellos. Se puso entre los dos y les preguntó de dónde eran. El mayor respondió que eran Carmelitas.

-Padre- preguntó entonces el desconocido- ¿por qué vosotros, los Carmelitas, tenéis tanta devoción a San José?

El religioso dio varias razones, subrayando principalmente que Santa Teresa había tenido esa devoción y la había inculcado en aquellos que la siguieron. Cuando el padre terminó de hablar, el desconocido dijo:

-'Hacedme caso y tened a San José la misma devoción que tuvo Santa Teresa; todo cuanto le pidiereis, lo alcanzaréis'.

Y diciendo esto, desapareció".

No me acuerdo hasta ahora, decía Santa Teresa, de haberle suplicado cosa a San José que haya dejado de hacer.
Es cosa que espanta las grandes mercedes que me ha hecho Dios por medio de este Bienaventurado Santo.

No he conocido de persona que deveras le sea devoto que no la vea más aprovechada en virtud, porque aprovecha en gran manera a las almas que a él se encomiendan.

Sólo pido por amor de Dios que lo pruebe quien no lo creyere y verá por experiencia el gran bien que es encomendarse a este glorioso Patriarca y tenerle devoción.


ORACIÓN A SAN JOSÉ DE SANTA TERESA

Glorioso Patriarca San José, 
cuyo poder sabe hacer posibles las cosas imposibles, 
venid en mi auxilio en estos 
momentos de angustia y dificultad. 
Tomad bajo vuestra protección las situaciones 
tan serias y difíciles que os encomiendo, 
a fin de que tengan una feliz solución. 
Mi bienamado Padre, 
toda mi confianza está puesta en Vos. 
Que no se diga que Os he invocado en vano 
y puesto que Vos podéis todo ante Jesús y María, 
mostradme que vuestra bondad 
es tan grande como vuestro poder. 
Amén.

martes, 17 de marzo de 2015

Testimonios de Ejercicios Espirituales

 "Fin de semana, intenso. entrañable y muy provechoso.
Con las meditaciones he aprendido mucho sobre Jesús. Tomé apuntes, pero lo más importante para mí fue la contemplación y la oración personal con Él. Ahora tengo más claro las cosas que tengo que mejorar y en las que no debo que caer, reflexionar, rezar, pedir con deseo al Señor, meditar sobre aspectos de nuestra relación que habitualmente se pierden en nuestro día a día. Me llevo en la mochila una profunda relación con el Señor y el ánimo y la ilusión de ser más amorosa con nuestros semejantes.
 Sin duda las palabras del padre han sido muy importantes para poder llegar a este estado de ánimo y con la fe más fuerte y renovada. Me ha parecido un “tutor” muy bueno. De la misma manera quiero reiterar mi agradecimiento para la Comunidad. Es un placer y un gozo estar allí con ustedes.
El año pasado también estuvimos en los ejercicios y si Dios quiere el año que viene volveremos. Lo necesitamos y nos viene muy bien, nuestro espíritu lo agradece."
"Me ha sido muy beneficioso encontrarme con estos temas de la vida espiritual. Me voy muy contento"

"El Señor me ha mostrado que sin el alimento espiritual no soy nada"

Han sido unos días gozosos que me han hecho revivir el mes de Ejercicios que hice hace años. El Señor habla y muy claramente, a través de cosas muy sencillas."

"Soy una neo-conversa de una retiro de Emaús hace año y medio. Sentía la necesidad de venir aquí para poner a Dios el primero en mi vida, en mi corazón. He encontrado en estos Ejercicios algo muy grande que aún tengo que digerir"
 "Son mis segundos Ejercicios, que me han sabido a poco. Me había apartado de Dios. Aquí me doy cuenta de muchas cosas, y de que es necesario volver. Necesito ir creciendo, madurando, y no dejar caer las buenas cosas. He comprendido que no he de pasar mi tiempo para pedir a Dios, en mi familia, sino también darme"

"Salgo contento. Satisfecho. Pienso seguir estos días de Cuaresma reorientado. He rehecho las fuerzas. he buscado encontrar el norte de mi vida en Cristo, en Dios que es Amor"

"He comprendido más mi relacción a Jesús y mi relacción al hermano. Por medio de Jesús recibimos muchas cosas pero no hemos de ser tacaños. Me han gustado mucho los ejemplos que se han puesto. Me habéis dado un gran ejemplo de silencio y recogimiento.
Pido a Dios estar siempre disponible a ir donde el quiera y no ser comodona"

"En mi vida tengo muy claro cómo Dios me ha guiado desde aquellos primeros Ejercicios Espirituales en el Colegio de la salle. Hace 5 años me operaron de un cancer, y descubrí el amor de una Madre, la Virgen, pues nunca me sentí querido por la mía. Tuve una gran emoción en el Vía Crucis en la estación del encuentro con la Verónica."

"Vine a encontrarme con Dios. necesito más. me fue muy útil lo que dijo el Padre sobre el discernimiento"

"Sentía que Jesús tenía que decirme algo. Me encuentro en un momento muy dificil de mi vida. Yo deseaba pasar este fin de semana en las fallas de Valencia, pero Jesús ha podido conmigo. Le preguntaba desde hace tiempo ya ¿por qué me has traído a este desierto en el que vivo? Encontré respuesta en la palabra del Exodo: dió sentido a mi vida. Siento a Dios tan presente en mi vida, tan vivo, que a veces me da miedo. Hoy he tomado una viva conciencia de que soy hija del Rey"
"Ha sido muy especial el tener a Jesús expuesto durante 24hs. Me ha llenado muchísimo esta presencia, y el hablar serenamente con él. Me da confianza"

"La adoración en medio de la noche, que me costó tanto plantearme, me hizo encontrarme con El"
"Hace tiempo que vengo a esta casa, y ayudo a las hermanas. Nunca había hecho esta experiencia que me proponían desde hace 30 años. Me ha sorprendido mucho lo del silencio, a mí que me gusta tanto hablar. He percibido que la Iglesia está fuerte y viva. Estoy muy contento y espero repetir"

"...En mis 21 años de vinculación amistosa con la Congregación CPCR ha sido la primera vez que he hecho este retiro de Ejercicios con tanta brevedad. No obstante, sí deseo decir, que ha resultado tan lleno de ilusión, alegría y gozo en mi corazón de haberme encontrado de nuevo con El... con Cristo Vivo y Resucitado y haberle podido contar... tooodo, de corazón a corazón! Gloria a Dios!"
"Es la primera vez que organizo estos Ejercicios con un sacerdote no diocesano. Ha sido una gozada de silencio, de vuestra unción. De sentirme amado hasta hartarme de llorar. Sentirme amado por la Iglesia y por vosotros"

¿Eres hincha de Dios o no?


lunes, 16 de marzo de 2015

¿Sinceridad?

“¡Yo es que soy muy sincero!”. Alguna vez has podido escuchar estas palabras contra ti. O quizás te hayas descubierto tú mismo pronunciándolas contra otro.
Nuestras palabras son tremendamente poderosas. Y lo son porque pueden curar o pueden herir, porque pueden reconstruir o pueden arrasar. Con la sinceridad pasa algo parecido: podemos usarla para disparar verdades a diestro y siniestro o podemos decir esa verdad que ayude al otro a crecer. 
El caso es que hay una sinceridad rabiosa. Es esa que casi escupimos y que suena a ataque (o a defensa adelantada). Una sinceridad que se convierte en arma arrojadiza, en enfado en voz alta, en exigencia para que seas como a mí me gustaría que fueras… y que hace daño. 
Pero también hay una sinceridad amorosa. Porque no evita el apuntar verdades a veces molestas, ni esquiva el mal trago que casi siempre supone decir lo que duele. Y, sin embargo, es una sinceridad amable que nace del deseo de ayudar… y eso nos hace mejores.
Así lo explica Ignacio en el presupuesto con que comienzan los Ejercicios: si corregimos, que sea con amor.
Espiritualidad ignaciana