jueves, 31 de octubre de 2013

Nuestro cumple

   70 añitos parecen muchos, o poco, según de la vida que se trate.
  Hoy especialmente se trata de la vida y del camino tan bendecido por Dios de nuestra querida Congregación de Cooperatrices.
  Sí, el 31 de noviembre de 1943 en Chabeuil, Francia el P. Francisco de Paula Vallet se lanzó a la fundación de las Cooperatrices. ¡¡¡Qué peligro!!!  Estas fuernon las dos primeras: la de la derecha Montserrat Vallet, hermana del P. Vallet (no perseveró) y Mª del Sagrado Corazón (Virginia Plantavin) que llegó a nonegenaria dejándo una huella imborrable.
“Dificultades, las hubo, cierto, y fueron numerosas. Pero el desánimo nunca lo pudo conmigo, porque a pesar de las amarguras, los sufrimientos, tenía arraigada en el corazón esta seguridad tan fuerte que tenía que seguir adelante porque Dios quería esta fundación.
¿No podría yo, parodiando a San Pablo, decir : ‘Donde la prueba abunda, la gracia sobreabunda’ » ?
escribía nuestra primera hermana en sus recuerdos.
  Seis años pasaron hasta que la Fundación viera su luz en España. En Caldas tenemos aún a la primera Cooperatriz española, Hna Mª Santa Teresa, que con sus 84 años sigue edificándonos y transmitiéndonos el espíritu fervoroso, apostólico y entregado de los orígenes



  Y después las Cooperatrices llegaron a Uruguay y Argentina, también a Suiza.
 Seguimos siendo un pequeño resto en medio del pueblo de Dios, pero alegres, agradecidas por esta hermosa vocación que Dios nos ha confiado: hacer conocer su gran amor a los hombres, particularmente por el medio de los Ejercicios y Retiros Espirituales y para bien de la Parroquia y de la Iglesia.
  Hoy es día de acción de gracias por este don inestimable para cada una de nosotras de nuestra vocación al servicio de Cristo nuestro Rey. Gracias por todo lo que ha hecho en y a través de nuestra pobreza. Gracias por todos esos tesoros de santidad que han sido suscitados a través de nuestras pobres vidas entregadas.
  ¡¡¡Qué Dios sea bendito y alabado por siempre!!! 
  ¡¡¡Y también el Corazón Inmaculado de María al que hemos consagrado nuestras vidas!!!




Herido de amor

 Cristo tiene el Corazón herido de amor. Así lo presenta el Evangelio en las parábolas de la misericordia (cf. Lc. 5), el Señor nos habla de la alegría de Dios para encontrar lo que estaba perdido: un hijo, una oveja, una moneda.
 Y yo me pregunto: si el Señor se alegra ante la vuelta del hijo pródigo, de la oveja, ¿no será porque queda “herido” cuando el hombre se aleja de su Corazón?
 A Cristo, resucitado y vivo, le llega hoy la respuesta del hombre No es indiferente cuando los hombres no le aman. Así lo contempló Francisco de Asís, que llegó a intuir que “el Amor no es amado”. Y san Juan de Ávila decía a los sacerdotes “tratádmelo bien, que es hijo de buena madre”. La misma liturgia de la fiesta del Sagrado Corazón dice en uno de su himnos, que Jesucristo es “herida y manantial”.
  Si despojamos hoy a Jesús de su  Corazón, al que le llega la respuesta de amor del hombre, convertimos a Cristo resucitado en un ser insensible y sin entrañas.
  La misma vida espiritual es, como decía santa Teresa, trato de amistad; y esta amistad supone llamada y exige respuesta. Por eso llegamos a la conclusión de que a Jesús le afecta, de alguna manera, el que los hombres no crean y rechacen su amistad. No puede ser indiferente ante la respuesta de amistad del hombre.
  Decir que Jesús está “herido” de amor es afirmar que Cristo vivo y resucitado, el “santo y feliz Jesucristo” que canta un himno pascual, no es insensible a la respuesta de amor de los hombres y mujeres, pues al tratar de amistad con ellos desea que se corresponda a su amor.  

  Al no ser correspondido en su amor, tiene el corazón “herido”, pues el Señor desea ardientemente el bien de la persona humana y que se “salve y llegue al conocimiento de la verdad”.

miércoles, 30 de octubre de 2013

LOS TRES AMIGOS DEL HOMBRE

Decía un predicador: "Cada hombre tiene tres amigos. El primero lo abandona al instante de morir, el segundo lo acompaña hasta la sepultura y el tercero no lo deja ni ante el Supremo Juez que va a juzgarnos a todos. 
¿ Quienes son estos tres amigos?
el primero es el dinero, 
el segundo es la familia y amistades y 
el tercero las buenas obras. 
Es verdad, las riquezas nos dejan en cuanto hemos cerrado los ojos, los parientes nos acompañan hasta la tumba, pero las buenas obras nos siguen más allá.

"Bienaventurados los muertos que mueren en El Señor. Sí, dice el Espíritu, que descansen de sus trabajos, PUES SUS OBRAS LOS ACOMPAÑAN" (AP 14,13). 
La Eterna Felicidad es Premio a las Buenas Obras. Lo más Importante.

martes, 29 de octubre de 2013

HOLYween: una forma de celebrar todos los santos

 
Se acerca la fecha del 1 de noviembre y con ella aparece por nuestras calles castañas, calabazas, flores, brujas, esqueletos, tumbas, etc... 
A los niños en las escuelas se les enseña de caramelos, panallets, truco, trato, historietas de terror... y todo ello causa la polémica entre la tradición cristiana y latina de Todos los Santos y la tradición anglosajona y pagana de Halloween. 
Sin ánimo de polemizar en este asunto, los Centinelas de la mañana tenemos claro que lo que debemos ensalzar ante todo y todos es la belleza de la Santidad cristiana, ya que todos estamos llamados a ella. 
Y qué mejor que fijándonos en los modelos de santidad, mostrando a los demás los rostros de nuestros ya Santos y Beatos. Por ello desde hace 6 años en Italia celebramos la iniciativa de HOLYween (un santo en cada puerta), que ha tenido una gran difusión en ese país y que ahora queremos darla a conocer en España. 
Se trata de colocar pancartas de caras de santos en los sitios visibles y exteriores de iglesias, colegios cristianos, asociaciones y movimientos, balcones de cada casa, puertas, muro de facebook, twitter y demás redes sociales. Que todo el mundo sepa cual es la verdadera belleza de los santos y que ese es el camino de cada uno de nosotros. 
Haciéndolo explicar especialmente a los más jóvenes y niños. 
Así pues, te animamos a que esta semana, y en especial en la vigilia de Todos los Santos, expliques qué santo es tu modelo de vida o a cuál le tienes una especial devoción, colocando su rostro o imagen, junto una pequeña descripción, en un lugar visible para todos, empezado por tu perfil o muro Facebook. 
Te pedimos que esta iniciativa no te la quedes para ti y la compartas y difundas entre más personas mejor. 
Ésta es una iniciativa de Iglesia, sin importar parroquia, grupo, asociación o movimiento. Nosotros como católicos le debemos dar el sentido que se merece a esta importante festividad para la Iglesia. No dejemos de pasar esta oportunidad para que los que celebren otras cosas sepan cuál es nuestro sentido. 
La diócesis española que lleva más años celebrando Holywins y que cada año lo amplía más es la de Alcalá de Henares. Este año celebra su quinto Holywins, y han aprendido que es importante involucrar cada vez más a los niños, porque así también se involucra a los padres, y porque se contrarresta el influjo de Halloween en el colegio.
"Este jueves 31 de octubre, en Alcalá vamos a reforzar la oferta para los niños", explica Carlos Cortés, uno de los coordinadores de Holywins, del grupo de evangelización callejera Kerygma y el seminario de evangelización Arde Complutum.
"Por primera vez, desde la diócesis hemos escrito a todas las parroquias enviando materiales sobre algunos santos para las catequesis infantiles [descargue aquí esos materiales], animando a que vengan a la fiesta en la Plaza de los Santos Niños, ante la catedral, y que los niños vengan disfrazados de santos. Así, en catequesis los niños habrán trabajado el tema del cielo, de la santidad, y figuras como San Francisco, Teresa de Calcuta, los Pastorcillos de Fátima o San Martín de Porres. Daremos caramelos a los niños, pero también para repartir".
En la fiesta infantil, de 17.30 a 19.30h, no faltará un castillo hinchable, música y las figuras de televisión que los niños conocen: quizá Bob Esponja celebra Halloween en la tele, pero en las calles de Alcalá -en la "vida real"- celebra Holywins. La diócesis ha encargado la animación infantil al Ministerio Nacional de Niños de la Renovación Carismática.
¡Es fácil hacer (y reutilizar) disfraces de santos!
En cuanto a los disfraces de santos, los hay de todo tipo. La web del Holywins de Alcalá ha recogido algunas ideas.
Quien tenga una armadura, escudo y espada, puede ser San Jorge. Si le añades alas, San Miguel Arcángel.
Una tela marrón con capucha y una cuerda blanca vale para cualquier santo franciscano.
El vestido de princesa de Carnaval sirve para cualquier princesa santa: Olga, Clotilde, Margarita de Escocia, Eduvigis...
Con un disfraz de vikingo, hacha y escudo redondo eres San Olaf o San Canuto.
Una túnica verde sirve para San Patricio (aunque probablemente él no iba de verde).
Una boina y un pañuelo al cuello bastan para ser un mártir laico de los años 30, como el Beato Ceferino "el Pelé".
Con camisa a rayas y triángulo rojo invertido con una "P", un sacerdote mártir en un campo nazi (el padre Kolbe o Tito Grandma, por ejemplo)
 
 Los santos tienen rostros e historias; Halloween no
Así es Holywins: disfraces, caramelos, frases de santos, música cristiana y evangelizar en la calle
Disfrazarse de santo es más divertido que de monstruo - son muchos, variados, y cada uno tiene un nombre y una gran historia
Por supuesto, un traje de soldado romano o de dama romana puede representar a una infinidad de mártires antiguos.
Y una túnica y un manto (recuperado del belén viviente del colegio) sirven para ser uno de los Doce Apóstoles.
Y si al niño le gusta lo "gore" y tiene un disfraz con una cabeza cortada en una bandeja, puede ir de San Juan Bautista Decapitado (un motivo clásico del arte).
Incluso se puede animar a los niños de distintos cursos a ir en grupos temáticos: 6 niños de romanos pueden ser la Santa Legión Tebana; el grupo que junte 12 apóstoles asombrará a todo el mundo.
Lo mejor de los santos es que son muchos, variados y con grandes historias: ¡cuantos más santos, más historias!
Carlos Cortés anima a las parroquias y colegios de todo el mundo a celebrar un Holywins con niños: "en Internet, sobre todo en webs de Estados Unidos, donde los católicos ya tienen mucha experiencia, hay muchas ideas para disfraces y juegos divertidos de Holywins".
El "método Holywins" de Alcalá se empieza a extender por España a través de los grupos de laicos o religiosos que participan en verano en los seminarios de evangelización práctica Arde Complutum, aunque falta un elemento clave que sólo se da en Alcalá: que la diócesis con su obispo respalde la campaña, escriba a las parroquias y colegios y active sus recursos. 
Más información: 
http://kerygmadiocesisalcala.blogspot.com.es/p/blog-page_8569.html
http://www.sentinelledelmattino.org/blog/2013/10/holyween-un-santo-su-ogni-porta/

lunes, 28 de octubre de 2013

Entrenamiento al Curso Alfa

 Este fin de semana he tenido la suerte de conocer más de cerca el método de los cursos Alfa, para la nueva evagelización. Y esto gracias al entrenamiento propuesto por la Delegación Docesana de Juventud de Barcelona
Sí, método no exclusivo, pero herramienta eficaz a juzgar por los frutos que está dando en el primer anuncio del Evangelio a losque están lejos, rebotados, ignoran o simplemente pasan. 
Un hermoso entrenamiento a este curso de la mano de Tote Barrera, responsable del Curso Alfa en España, su esposa Cristina y de Manu tan simpático y buen comunicador.
Tote, Cris y Manu
Los participantes muy diversos y variados, desde un cura, hasta una monja, pasando por seminaristas, y unos cuarenta laicos que participaban en la medida de sus posibilidades en este entrenamiento.
Y si queréis saber más sobre estos cursos que no dejan de suscitar las verdaderas preguntas a los seguidores no dejéis de visitar la web 
http://www.cursoalpha.es
Que el Espíritu Santo nos siga guiando para ver donde, cuando lanzar el primer curso Alfa para todos aquellos que sabemos necesitarían un espacio donde compartir las preguntas que llevan tan dentro.


domingo, 27 de octubre de 2013

Ejercicios Espirituales

"Nosotros los cristianos no hemos sido elegidos por el Señor para las cosas pequeñas.
Vayan siempre más allá, hacia las cosas grandes"
Papa Francisco

sábado, 26 de octubre de 2013

María, Madre de la Iglesia


Continuando con la catequesis sobre la Iglesia, hoy me gustaría mirar a María como imagen y modelo de la Iglesia. Y lo hago recuperando una expresión del Concilio Vaticano II. Dice la constitución Lumen gentium: "Como enseñaba san Ambrosio, la Madre de Dios es una figura de la Iglesia en el orden de la fe, la caridad y de la perfecta unión con Cristo» (n. 63).
1. Partamos desde el primer aspecto, María como modelo de fe. ¿En qué sentido María es un modelo para la fe de la Iglesia? Pensemos en quién fue la Virgen María: una joven judía, que esperaba con todo el corazón la redención de su pueblo. Pero en aquel corazón de joven hija de Israel, había un secreto que ella misma aún no lo sabía: en el designio del amor de Dios estaba destinada a convertirse en la Madre del Redentor. 
En la Anunciación, el mensajero de Dios la llama "llena de gracia" y le revela este proyecto. María responde "sí", y desde ese momento la fe de María recibe una nueva luz: se concentra en Jesús, el Hijo de Dios que se hizo carne en ella y en quien que se cumplen las promesas de toda la historia de la salvación. 
La fe de María es el cumplimiento de la fe de Israel, en ella realmente está reunido todo el camino, la vía de aquel pueblo que esperaba la redención, y en este sentido es el modelo de la fe de la Iglesia, que tiene como centro a Cristo, la encarnación del amor infinito de Dios.
¿Cómo ha vivido María esta fe? La vivió en la sencillez de las miles de ocupaciones y preocupaciones cotidianas de cada madre, en cómo ofrecer los alimentos, la ropa, la atención en el hogar... Esta misma existencia normal de la Virgen fue el terreno donde se desarrolla una relación singular y un diálogo profundo entre ella y Dios, entre ella y su hijo. El "sí" de María, ya perfecto al principio, creció hasta la hora de la Cruz. Allí, su maternidad se ha extendido abrazando a cada uno de nosotros, nuestra vida, para guiarnos a su Hijo. María siempre ha vivido inmersa en el misterio del Dios hecho hombre, como su primera y perfecta discípula, meditando cada cosa en su corazón a la luz del Espíritu Santo, para entender y poner en práctica toda la voluntad de Dios.
Podemos hacernos una pregunta: ¿nos dejamos iluminar por la fe de María, que es Madre nuestra? ¿O la creemos lejana, muy diferente a nosotros? En tiempos de dificultad, de prueba, de oscuridad, la vemos a ella como un modelo de confianza en Dios, que quiere siempre y solamente nuestro bien? Pensemos en ello, ¡tal vez nos hará bien reencontrar a María como modelo y figura de la Iglesia por esta fe que ella tenía!
2 . Llegamos al segundo aspecto: María, modelo de caridad. ¿De qué modo María es para la Iglesia ejemplo viviente del amor? Pensemos en su disponibilidad hacia su prima Isabel. Visitándola, la Virgen María no solo le llevó ayuda material, también eso, pero le llevó a Jesús, quien ya vivía en su vientre. Llevar a Jesús en dicha casa significaba llevar la alegría, la alegría plena. Isabel y Zacarías estaban contentos por el embarazo que parecía imposible a su edad, pero es la joven María la que les lleva el gozo pleno, aquel que viene de Jesús y del Espíritu Santo, y que se expresa en la caridad gratuita, en el compartir, en el ayudarse, en el comprenderse. 
Nuestra Señora quiere traernos a todos el gran regalo que es Jesús; y con Él nos trae su amor, su paz, su alegría. Así, la Iglesia es como María, la Iglesia no es un negocio, no es un organismo humanitario, la Iglesia no es una ONG, la Iglesia tiene que llevar a todos hacia Cristo y su evangelio; no se ofrece a sí misma –así sea pequeña, grande, fuerte o débil- la Iglesia lleva a Jesús y debe ser como María cuando fue a visitar a Isabel. ¿Qué llevaba María? A Jesús. La Iglesia lleva a Jesús: ¡este es el centro de la Iglesia, llevar a Jesús! Si hipotéticamente, alguna vez sucediera que la Iglesia no lleva a Jesús, ¡esta sería una Iglesia muerta! La Iglesia debe llevar la caridad de Jesús, el amor de Jesús, la caridad de Jesús.
Hemos hablado de María, de Jesús. ¿Qué pasa con nosotros? ¿Con nosotros que somos la Iglesia? ¿Cuál es el amor que llevamos a los demás? Es el amor de Jesús que comparte, que perdona, que acompaña, ¿o es un amor aguado, como se alarga al vino que parece agua? ¿Es un amore fuerte, o debil, al punto que busca las simpatías, que quiere una contrapartida, un amor interesado?
Otra pregunta: ¿a Jesús le gusta el amor interesado? No, no le gusta, porque el amor debe ser gratuito, como el suyo. ¿Cómo son las relaciones en nuestras parroquias, en nuestras comunidades? ¿Nos tratamos unos a otros como hermanos y hermanas? ¿O nos juzgamos, hablamos mal de los demás, cuidamos cada uno nuestro "patio trasero"? O nos cuidamos unos a otros? ¡Estas son preguntas de la caridad!
3. Y un último punto brevemente: María, modelo de unión con Cristo. La vida de la Virgen fue la vida de una mujer de su pueblo: María rezaba, trabajaba, iba a la sinagoga... Pero cada acción se realizaba siempre en perfecta unión con Jesús. Esta unión alcanza su culmen en el Calvario: aquí María se une al Hijo en el martirio del corazón y en la ofrenda de la vida al Padre para la salvación de la humanidad. Nuestra Madre ha abrazado el dolor del Hijo y ha aceptado con Él la voluntad del Padre, en aquella obediencia que da fruto, que trae la verdadera victoria sobre el mal y sobre la muerte.
Es hermosa esta realidad que María nos enseña: estar siempre unidos a Jesús. Podemos preguntarnos: ¿Nos acordamos de Jesús sólo cuando algo está mal y tenemos una necesidad? ¿O tenemos una relación constante, una profunda amistad, incluso cuando se trata de seguirlo en el camino de la cruz?
Pidamos al Señor que nos dé su gracia, su fuerza, para que en nuestra vida y en la vida de cada comunidad eclesial se refleje el modelo de María, Madre de la Iglesia. ¡Que así sea!

viernes, 25 de octubre de 2013

Descansando en tu Corazón


He vivido toda mi vida
pensando en todo lo que tenía que hacer,
en lo que me falta,
en correr más deprisa,
en vivir como fuera de si.
Hoy he descubierto
que puedo vivir de otra manera:
más sencillo,
más entrega gratuita,
más vivir contigo,
y, sin saberlo,
he descansado en tu Corazón.
Amén.

Monseñor Francisco Cerro

jueves, 24 de octubre de 2013

Parabola del lápiz

Un hacedor de lápices tomó un lápiz justo antes de meterlo en su caja, y le dio unos consejos. 
Le dijo: "Hay 5 cosas que debes saber antes que seas enviado al mundo. Siempre recuérdalas y serás el mejor lápiz del mundo." 
Las 5 cosas son las siguientes: 
1- Siempre harás cosas grandiosas, pero solo si te dejas sostener en la mano de alguien más. 
2- Experimentarás el dolor en algunas ocasiones en que te saquen punta, pero será necesario para que seas cada vez un mejor lápiz. 
3- Tendrás errores, pero tendrás un borrador para corregirlos todos. 
4- La parte más importante de ti es la que llevas dentro, y... 
5- En cualquier superficie que seas usado, tendrás que dejar tu marca. No importan las circunstancias o las condiciones, deberás continuar escribiendo-. 
El lápiz entró en su caja prometiendo recordar estas 5 cosas y con un propósito en su corazón de ser útil. Estas cinco cosas del lápiz podemos aplicarlas a nuestra vida y recordarlas cada día, para ser una mejor persona. 
1- Siempre harás cosas grandiosas, pero solo si te dejas sostener de la mano de Dios
2- Experimentarás el dolor en algunas ocasiones por medio de las luchas y tribulaciones, pero será necesario para que seas más fuerte y valiente
3- Tendrás errores, pero tendrás la humildad para corregirlos todos y crecer por medio de ellos. 
4- La parte más importante de ti es la que llevas dentro de tu corazón, y... 
5- En cualquier superficie que camines, tendrás que dejar tus huellas. No importa la circunstancia o la condición, es hermoso pasar por el mundo habiendo dejado una huella, en todo momento. 
Servir a Dios es el privilegio más hermoso que tiene un creyente. Dios no llama a aquellos que son capacitados. Él capacita a aquellos que son llamados. 
El que alguien toque tu vida, es un privilegio. Tocar la vida de alguien es un honor y una bendición que Dios te da. Pero el ayudar a que otros toquen sus propias vidas, mientras tú, simplemente les acompañas, es un placer indescriptible que también viene de Dios. 
¡¡Feliz día!!

miércoles, 23 de octubre de 2013

Es arriesgado casarse: ¡es arriesgado!

  ¿Qué es el matrimonio? Es una auténtica vocación, como lo son el sacerdocio y la vida religiosa. Dos cristianos que se casan han reconocido en su historia de amor la llamada del Señor, la vocación a formar de dos, hombre y mujer, una sola carne, una sola vida. Y el Sacramento del matrimonio envuelve este amor con la gracia de Dios, lo enraíza en Dios mismo. Con este don, con la certeza de esta llamada, se puede partir seguros, no se tiene miedo de nada, se puede afrontar todo, ¡juntos!
   Pensemos en nuestros padres, en nuestros abuelos o bisabuelos: se casaron en condiciones mucho más pobres que las nuestras, algunos en tiempo de guerra, o de posguerra; algunos emigraron, como mis padres. ¿Dónde encontraban la fuerza? La encontraban en la certeza de que el Señor estaba con ellos, que la familia está bendecida por Dios con el Sacramento del matrimonio, y que bendita es la misión de traer al mundo hijos y educarles. Con estas certezas superaron incluso las pruebas más duras.   
   Eran certezas sencillas, pero verdaderas; formaban columnas que sostenían su amor. No fue fácil su vida; había problemas, muchos problemas. Pero estas certezas sencillas les ayudaban a ir adelante. Y lograron formar una bella familia, dar vida, criar a los hijos.
   Queridos amigos, se necesita esta base moral y espiritual para construir bien, ¡de modo sólido! Hoy, esta base ya no está garantizada por las familias y por la tradición social. Es más, la sociedad en la que habéis nacido privilegia los derechos individuales más que la familia —estos derechos individuales—, privilegia las relaciones que duran hasta que surjan dificultades, y por esto a veces habla de relación de pareja, de familia y de matrimonio de manera superficial y equívoca. Bastaría mirar ciertos programas televisivos y se ven estos valores. 
   Cuántas veces los párrocos —también yo lo oí algunas veces— oyen a una pareja que va a casarse: «¿Pero vosotros sabéis que el matrimonio es para toda la vida?». «Ah, nosotros nos queremos mucho, pero... estaremos juntos mientras dure el amor. Cuando acabe, uno por un lado, el otro por otro». Es el egoísmo: cuando yo no siento, corto el matrimonio y me olvido de ese «una sola carne», que no puede dividirse
   Es arriesgado casarse: ¡es arriesgado! Es ese egoísmo el que nos amenaza, porque dentro de nosotros todos tenemos la posibilidad de una doble personalidad: la que dice: «Yo, libre, yo quiero esto...», y la otra que dice: «Yo, mi, me, conmigo, para mí...». El egoísmo siempre, que vuelve y no sabe abrirse a los demás. La otra dificultad es esta cultura de lo provisional: parece que nada es definitivo. Todo es provisional. Como dije antes: bah, el amor, hasta que dure. Una vez oí a un seminarista —capaz— que decía: «Yo quiero ser sacerdote, pero durante diez años. Después me lo replanteo». Es la cultura de lo provisional, y Jesús no nos salvó provisionalmente: ¡nos salvó definitivamente!
   ¡Pero el Espíritu Santo suscita siempre respuestas nuevas a las nuevas exigencias! Y así se han multiplicado en la Iglesia los caminos para novios, los cursos de preparación al matrimonio, los grupos de jóvenes parejas en las parroquias, los movimientos familiares... Son una riqueza inmensa. Son puntos de referencia para todos: jóvenes en búsqueda, parejas en crisis, padres en dificultad con los hijos y viceversa. Nos ayudan todos. 
   Y después están las diversas formas de acogida: la tutela, la adopción, las casas-familia de varios tipos... La fantasía —me permito la palabra—, la fantasía del Espíritu Santo es infinita, pero es también muy concreta. Entonces desearía deciros que no tengáis miedo de dar pasos definitivos: no tengáis miedo de darlos. 
   Cuántas veces he oído a las mamás que me dicen: «Pero, padre, yo tengo un hijo de 30 años y no se casa: no sé qué hacer. Tiene una bella novia, pero no se decide». ¡Pero señora, no le planche más las camisas! Es así. 
  No tener miedo de dar pasos definitivos, como el del matrimonio: profundizad en vuestro amor, respetando sus tiempos y las expresiones, orad, preparaos bien, pero después tened confianza en que el Señor no os deja solos. Hacedle entrar en vuestra casa como uno de la familia; Él os sostendrá siempre.
El Papa a los jóvenes en Asís

martes, 22 de octubre de 2013

DECALOGO DEL MISIONERO


1. Ser misionero es mirar a la vez el corazón de Dios y al corazón de la gente.
2. Es saber que siempre se puede hacer mucho desde nuestra pobreza.
3. Es dar a Jesús para enriquecer a los pobres.
4. Un misionero es siempre la historia más bella de amor jamás contada.
5. El día que nos falten misioneros será señal de que hemos muerto de frío.
6. La generosidad de una Iglesia tiene como termómetro la cantidad y calidad de nuestros misioneros.
7. Cuanto más universal es la misión más la bendice el Señor.
8. Cuando damos a Jesús estamos dando justicia, paz, libertad…
9. Todos debemos ser misioneros para ser coherentes con nuestro bautismo.
10. Señor, que comprenda que no existe alegría mayor que gastarse y desgastarse en tu servicio.

Monseñor Francisco Cerro, obispo de Coria Cáceres

lunes, 21 de octubre de 2013

Creo en la Iglesia ... apostólica



Cuando recitamos el Credo decimos "Creo en la Iglesia una, santa, católica y apostólica". No sé si alguna vez han reflexionado sobre el significado que tiene la expresión "la Iglesia es apostólica". Quizás alguna vez, viniendo a Roma, han pensado en la importancia de los apóstoles Pedro y Pablo, que aquí dieron sus vidas para llevar el Evangelio y dar testimonio.
Más aún. Profesar que la Iglesia es apostólica, significa hacer hincapié en la relación constitutiva que esta tiene con los apóstoles, con ese pequeño grupo de doce hombres que un día Jesús llamó a Él, los llamó por su nombre, para que permanecieran con Él y para enviarlos a predicar (cf. Mc. 3,13-19). "Apóstol", de hecho, es una palabra griega que significa "mandado", "enviado".
Un apóstol es una persona que es enviada, y enviada a hacer algo; y los apóstoles fueron escogidos, llamados y enviados por Jesús para continuar su obra; es decir para rezar --ese es la primera tarea de un apóstol--, y segundo, para proclamar el Evangelio. Esto es importante, porque cuando pensamos en los apóstoles, podríamos pensar que ellos fueron enviados solo para anunciar el Evangelio, para hacer muchas obras. Pero en los primeros días de la Iglesia había un problema porque los apóstoles debían hacer muchas cosas y luego formaron a los diáconos, para que los apóstoles tuvieran más tiempo para orar y proclamar la Palabra de Dios.
Cuando pensamos en los sucesores de los apóstoles, los obispos, incluido el papa, porque él también es un obispo, debemos preguntarnos si este sucesor de los apóstoles primero que todo ora y luego proclama el Evangelio: esto es ser apóstol y por esta razón la Iglesia es apostólica. Todos nosotros, si queremos ser apóstoles como explicaré luego, debemos preguntarnos: ¿rezo por la salvación del mundo? ¿Predico el Evangelio? ¡Esta es la Iglesia Apostólica! Es una relación constitutiva que tenemos con los apóstoles.
A partir de esto me gustaría hacer hincapié muy brevemente en tres acepciones del adjetivo "apostólica", tal como se aplica a la Iglesia.
1 . La Iglesia es apostólica porque está fundada en la oración y la predicación de los apóstoles, en la autoridad que les fue dada por el mismo Cristo. San Pablo escribe a los cristianos de Éfeso : "Ustedes son conciudadanos de los santos y miembros de Dios, edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, teniendo como piedra angular al mismo Cristo Jesús" (2, 19-20). Compara, es decir, a los cristianos con piedras vivas que forman un edificio que es la Iglesia, y este edificio está fundado sobre los apóstoles, como columnas, y la piedra que sostiene todo es Jesús mismo.
¡Sin Jesús no puede existir la Iglesia! ¡Jesús es la base misma de la Iglesia, el fundamento! Los apóstoles vivieron con Jesús, escucharon sus palabras, compartieron su vida, sobre todo han sido testigos de su muerte y resurrección. Nuestra fe, la Iglesia que Cristo quiso, no se basa en una idea, no se funda en una filosofía, se fundamenta en el mismo Cristo. Y la Iglesia es como una planta que ha crecido a lo largo de los siglos, se ha desarrollado, ha dado sus frutos y sus raíces están firmemente plantadas en Él, y la experiencia fundamental de Cristo que han tenido los Apóstoles, elegidos y enviados por Jesús, permanece hasta nosotros. Desde esa pequeña planta hasta nuestros días: así es la Iglesia en todo el mundo.
2. Pero preguntémonos: ¿cómo es posible para nosotros conectarnos con ese testimonio? ¿Cómo puede llegar hasta nosotros lo que han experimentado los apóstoles con Jesús, lo que han oído de Él? Este es el segundo significado del término "apostólicidad”. 
El Catecismo de la Iglesia Católica afirma que la Iglesia es apostólica porque «conserva y transmite, con la ayuda del Espíritu Santo que habita en ella, la enseñanza, el buen depósito, las palabras sanas oídas a los apóstoles» (n. 857). La Iglesia conserva a través de los siglos este precioso tesoro, que es la Sagrada Escritura, la doctrina, los sacramentos, el ministerio de los pastores, para que podamos ser fieles a Cristo y participar de su vida misma. 
Es como un río que fluye en la historia, se desarrolla, irriga, pero el agua que fluye es siempre la que comienza desde la fuente, y la fuente es el propio Cristo: Él ha resucitado, Él es el Viviente, y sus palabras no pasan, porque Él no pasa, Él está vivo, Él está con nosotros hoy aquí, Él nos oye y nosotros hablamos con él y Él nos escucha, está en nuestro corazón. ¡Jesús está con nosotros hoy! Esta es la belleza de la Iglesia: la presencia de Jesucristo en medio de nosotros.  
¿Pensamos acaso lo importante que es este don que Cristo nos ha dado, el don de la Iglesia, donde lo podemos encontrar? ¿Pensamos acaso cómo es la misma Iglesia, en su camino a lo largo de estos siglos --a pesar de las dificultades, los problemas, las debilidades, nuestros pecados--, la que nos transmite el auténtico mensaje de Cristo? ¿Nos da la confianza de que lo que creemos es realmente lo que Cristo nos dijo?
3 . El último pensamiento: la Iglesia es apostólica porque es enviada a llevar el Evangelio a todo el mundo. Continúa en el camino de la historia la misma misión que Jesús confió a los apóstoles: «Vayan, pues, y hagan discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a observar todo cuanto les he mandado. Y he aquí que yo estoy con ustedes todos los días hasta el fin del mundo» (Mt. 28,19-20). ¡Esto es lo que Jesús nos dijo que hiciéramos! Insisto en este aspecto de la actividad misionera, porque Cristo invita a todos a "ir" al encuentro de los demás, nos envía, nos pide movernos para llevar la alegría del Evangelio!
Una vez más debemos preguntarnos: ¿somos misioneros con nuestras palabras, pero sobre todo con nuestra vida cristiana, a través de nuestro testimonio? ¿O somos cristianos encerrados en nuestro corazón y en nuestras iglesias, cristianos de sacristía? ¿Cristianos solo de palabras, pero que viven como paganos? Debemos hacernos estas preguntas, que no son un reproche. Yo también, me lo digo a mí mismo: ¿cómo soy cristiano, realmente con el testimonio?
La Iglesia tiene sus raíces en la enseñanza de los apóstoles, verdaderos testigos de Cristo, pero mira hacia el futuro, tiene la firme conciencia de ser enviada --enviada por Jesucristo--, de ser misionera, llevando el nombre de Jesús a través de la oración, el anuncio y el testimonio. 
Una Iglesia que se cierra sobre sí misma y en el pasado, una Iglesia que ve solo las pequeñas reglas de hábitos, de actitudes, es una Iglesia que traiciona a su propia identidad; ¡una Iglesia cerrada traiciona su propia identidad! Por ello, ¡descubramos hoy toda la belleza y la responsabilidad de ser Iglesia Apostólica! 
Y recuérdenlo: Iglesia Apostólica porque oramos -- primera tarea--, y porque proclamamos el Evangelio con nuestra vida y con nuestras palabras.


domingo, 20 de octubre de 2013

DOMINGO MUNDIAL DE LAS MISIONES

    Quisiera animar a todos a ser portadores de la buena noticia de Cristo, y estoy agradecido especialmente a los misioneros y misioneras, a los presbíteros fidei donum, a los religiosos y religiosas y a los fieles laicos –cada vez más numerosos– que, acogiendo la llamada del Señor, dejan su patria para servir al Evangelio en tierras y culturas diferentes de las suyas. 
   Pero también me gustaría subrayar que las mismas iglesias jóvenes están trabajando generosamente en el envío de misioneros a las iglesias que se encuentran en dificultad –no es raro que se trate de Iglesias de antigua cristiandad– llevando la frescura y el entusiasmo con que estas viven la fe que renueva la vida y da esperanza. 
   Vivir en este aliento universal, respondiendo al mandato de Jesús «Id, pues, y haced discípulos de todas las naciones» (Mt 28,19) es una riqueza para cada una de las iglesias particulares, para cada comunidad, y donar misioneros y misioneras nunca es una pérdida sino una ganancia. 
   Hago un llamamiento a todos aquellos que sienten la llamada a responder con generosidad a la voz del Espíritu Santo, según su estado de vida, y a no tener miedo de ser generosos con el Señor. 
   Invito también a los obispos, las familias religiosas, las comunidades y todas las agregaciones cristianas a sostener, con visión de futuro y discernimiento atento, la llamada misionera ad gentes y a ayudar a las iglesias que necesitan sacerdotes, religiosos y religiosas y laicos para fortalecer la comunidad cristiana.Y esta atención debe estar también presente entre las iglesias que forman parte de una misma Conferencia Episcopal o de una Región: es importante que las iglesias más ricas en vocaciones ayuden con generosidad a las que sufren por su escasez. 
   Al mismo tiempo exhorto a los misioneros y a las misioneras, especialmente los sacerdotes fidei donum y a los laicos, a vivir con alegría su precioso servicio en las iglesias a las que son destinados, y a llevar su alegría y su experiencia a las iglesias de las que proceden, recordando cómo Pablo y Bernabé, al final de su primer viaje misionero «contaron todo lo que Dios había hecho a través de ellos y cómo había abierto la puerta de la fe a los gentiles» (Hch 14,27). Ellos pueden llegar a ser un camino hacia una especie de “restitución” de la fe, llevando la frescura de las Iglesias jóvenes, de modo que las Iglesias de antigua cristiandad redescubran el entusiasmo y la alegría de compartir la fe en un intercambio que enriquece mutuamente en el camino de seguimiento del Señor.
Mensaje del Papa para el día del Domund

sábado, 19 de octubre de 2013

EJERCICIOS ESPIRITUALES

¿Por qué no en esta ocasión?

Consagración del Papa a la Virgen de Fátima


Bienaventurada María, Virgen de Fátima,
con renovada gratitud por tu presencia materna
unimos nuestra voz a la de todas las generaciones
que te llaman bienaventurada.
Celebramos en ti las grandes obras de Dios,
que nunca se cansa de inclinarse
con misericordia sobre la humanidad afligida por el mal
y herida por el pecado, para sanarla y salvarla.
Acoge con benevolencia de madre
el acto por el nos ponemos hoy bajo tu protección
con confianza, ante esta tú imagen
tan querida por todos nosotros.
Estamos seguros que cada uno de nosotros es preciosos a tus ojos
y que nada te es ajeno de todo lo que habita en nuestros corazones.
Nos dejamos alcanzar por tu dulcísima mirada
y recibimos la caricia consoladora de tu sonrisa.
Proteje nuestra vida entre tus brazos:
bendice y refuerza cada deseo de bien; reaviva y alimenta la fe;
sostiene e ilumina la esperanza; suscita y anima la caridad;
guíanos a todos nosotros en el camino de la santidad.
Enséñanos tu mismo amor de predilección hacia los pequeños y los pobres,
hacia los excluidos y los que sufren, por los pecadores
y por los que tienen el corazón perdido: 
reúne a todos bajo tu protección y a todos entrégales
a tu Hijo dilecto, el Señor Nuestro, Jesús.
Amén.

jueves, 17 de octubre de 2013

Informe sobre el Año de Renovación


 “Entonces Jesús subió al cerro y llamó a los que El quiso, y vinieron a El. 
Así constituyó a los Doce, para que estuvieran con El y para enviarlos a predicar” 
(Mc 3, 13-14).

Quiero comunicarles la maravillosa experiencia que nosotros, participantes del segundo grupo del Año de Renovación, vivimos aquí en el Centro Juvenil Nazaret desde hace un tiempo.
En efecto, hace tres meses que hemos empezado aquí en Rosario (Argentina) una fuerte y maravillosa experiencia espiritual en la escuela del Maestro. Es en medio del invierno típicamente argentino (caracterizado por un aire fresco y un viento húmedo) que estamos viviendo este hermosa experiencia. Impregnados del espíritu de Cristo continuamos nuestra marcha con el impulso de la fe y en un ambiente de comunión fraterna.
Espléndida experiencia de encuentro individual y comunitario con Jesús, sorprendente descubrimiento y descubrimiento de sí mismo, conmovedora comunión fraterna, riquísima diversidad en los temas ya vistos, extraordinario compartir de experiencias espirituales , apostólicas, pastorales, sociales y culturales, profundización del carisma y de la historia de la congregación; todo esto refuerza y dinamiza nuestra identidad cpcr y nuestro amor por la Iglesia. ¡Ah, es un verdadero proceso de maduración en la fe, en la esperanza y en la caridad, una formación integral que abraza todos los aspectos de nuestro ser y nuestra vida! Ahí tienen, resumidamente, lo que viven y experimentan los participantes del segundo grupo del año de renovación.
¿Pero quienes constituyen el segundo grupo y cómo están organizadas las actividades? Seis padres y tres hermanos forman este equipo. Se trata de los padres Daniel José Baudino, Francisco Domínguez (alias “Paco”), Rafael García, Francisco Javier Sanuy, Fernando Bernard y Arnold Mukiele Meya, y de los hermanos Antonio Gómez, Louis Marie Dubreuil y Max Sébastien Mapangu.
En efecto, la profundidad y la belleza de esta experiencia espiritual es sin duda fruto de la gracia de Dios, pero al mismo tiempo de las disposiciones interiores de cada miembro en particular y de todo el grupo en general. Nuestra generosidad hacia el Señor, la apertura a su Espíritu y la disponibilidad para acoger sus sorpresas, son algunos de nuestros secretos. La oración está situada en el corazón de esta experiencia: la oración personal, la comunitaria y la de todos nuestros bienhechores espirituales, anima, alimenta y orienta toda nuestra experiencia aquí.
 Por lo que se refiere a los medio materiales y logísticos hay que subrayar ante todo el ingenioso programa elaborado por el P. Hugo Masimino, y después la disponibilidad y la generosidad del Hermano Ramón que se consagra con amor para prepararnos las mejores recetas posibles; todo esto favorece la buena marcha de la experiencia.
La jornada empieza siempre en la capilla, con el Angelus y la invocación comunitaria al Espíritu Santo, seguida de la oración personal, los laudes, el desayuno, los cursos, la lectura sapiencial, la adoración del Santísimo, el ángelus, la comida, la siesta, el deporte o el trabajo manual, el intercambio en grupo de lo que hemos reflexionado, puesta en común, eucaristía a las 19.15 hs, cena, completas en privado y finalmente el descanso nocturno. Es así como se organiza una jornada. Señalemos de pasada que cada sábado los participantes del segundo grupo hacen un poco de apostolado en diferentes parroquias de Rosario.
Todo empezó el lunes 1 de julio con la misa al Espíritu Santo presidida por el P. General. Así la primera semana estuvo dedicada a las instrucciones sobre la finalidad del Año de Renovación, la explicación detallada del horario, la repartición de las responsabilidades y finalmente la redacción y la presentación de las autobiografías de los participantes.
La segunda semana estuvo dedicada al curso sobre las Constituciones, Directorios y otros documentos de los capítulos generales cpcr, cursos asegurados por el P. Cueto. Después tuvimos un tiempo de salida al campo (fuimos a la finca de Susi Cano, en Villa Mugueta) que aprovechamos para prepararnos a empezar los ejercicios de mes en un clima distendido.
Los dos grupos del año de renovación tras los Ejercicios de mes

La rica y profunda experiencia de los ejercicios de mes tuvo lugar en la casa Nuestra Señora de Fátima, con la participación, del 15 de julio al 15 de agosto 2013, de 19 cpcr y un sacerdote diocesano. Los ejercicios estuvieron dirigidos por los padres Cueto, Massimino et Rathelot. Un día después del final de la tanda de ejercicios retomamos los cursos sobre las constituciones cpcr con el P. Cueto, pero esta vez ayudado por el P. Barbier. Ha habido un intermedio de dos días donde hemos seguido un curso sobre la psicología del varón dado por el señor Carlos.
El 1 de septiembre, durante la misa presidida por el P. General, tuvo lugar la renovación solemne de votos de los participantes del primer grupo. Al día siguiente el segundo grupo empezó el curso de historia de la congregación dado por el P. Cueto. Una vez terminado al cabo de una semana empezó un curso sobre espiritualidad ignaciana dirigido por el p. Hugo M. Pisano S.J.

El viernes 13 fue organizada una salida a Villa Brochero (situada à 500 kms de Rosario, en la provincia de Cordoba) donde participamos en la beatificación del cura José Gabriel Rosario de Brochero: una hermosa celebración en la que participaron más de 150.000 personas y que presidió el cardenal Amato, prefecto de la congregación para las causas de los santos. Una jornada excelente vivida en un ambiente de comunión eclesial y fraterna. El frío estuvo presente en la cita.
De vuelta a Rosario el lunes 16 de septiembre, retomamos el ritmo normal el martes 17, esta vez con el curso sobre los ejercicios espirituales (dado por el P. Massimino). Durante esta semana un día tuvimos curso con el P. Nannini que nos habló de la renovación bíblica en el marco de la formación permanente (centrándose en los documentos Dei Verbum y Verbum Domini). Hay que señalar también las charlas que nos dio el P. Alfredo, de la diócesis de Santa Fe, sobre los exorcismos. 
El miércoles 26 septiembre el segundo grupo (exceptuados los padres Rathelot y Mukiele, y el Hno. Mapangu) ha viajado a Salto para seguir el curso de doctrina social dado por el P. Torresi. El jueves 27, los que estaban en Salto dieron un salto de 200 kms hasta la ciudad de Artigas, sitio donde el P. Vallet y sus sucesores habían predicado a menudo. El P. Williams, cura de la parroquia, les mostró muchas fotos y recuerdos históricos del P. Fundador, y se mostró entusiasmado con el apostolado cpcr manifestando el deseo de hacer revivir la casa de ejercicios que fue construida hace 60 años con la intención de promover la obra de ejercicios.
El domingo 29 de septiembre los que estaban en Salto volvieron a Rosario pasando por la abadía benedictina de Victoria (donde el P. Vallet hizo unos ejercicios espirituales de mes). En la abadía el grupo de Salto se encontró con los 3 cpcr que no pudieron ir a Salto. Todos participaron en las vísperas y la adoración,  y después tuvimos la alegría de compartir la cena con los 12 monjes de esta abadía.
Hno Max y P. Arnold
Del lunes 30 de septiembre al jueves 3 de octubre seguimos el curso sobre los Ejercicios espirituales y la Biblia (dado por el P. Hugo M. Pisano); a continuación retomamos el curso sobre los Ejercicios espirituales  que da el P. Hugo Massimino. Todo va bien por la gracia de Dios. Seguimos contando con sus oraciones y les aseguramos las nuestras.
En unión de oraciones.

Père Arnold Mukiele Meya, cpcr.