viernes, 31 de agosto de 2012

LA HISTORIA DE PEPE



   Pepe era el tipo de persona que te encantaría ser. Siempre estaba de buen humor y siempre tenía algo positivo que decir. Cuando alguien le preguntaba como le iba, el respondía: "Si pudiera estar mejor, tendría un gemelo". 
   Era un gerente único porque tenía varias meseras que lo habían seguido de restaurante en restaurante. 
   La razón por la que las meseras seguían a Pepe era por su actitud. 
  Él era un motivador natural: si un empleado tenía un mal día, Pepe estaba ahí para decirle al empleado como ver el lado positivo de la situación. 
   Ver este estilo realmente me causó curiosidad, así que un día fui a buscar a Pepe y le pregunte: 
   No lo entiendo.... no es posible ser una persona positiva todo el tiempo 
   ¿Cómo lo haces?... 
   Pepe respondió: 
  "Cada mañana me despierto y me digo a mi mismo: Pepe, tienes dos opciones hoy: puedes escoger estar de buen humor o puedes escoger estar de mal humor." 
   "Escojo estar de buen humor". 
  "Cada vez que sucede algo malo, puedo escoger entre ser una víctima o aprender de ello. Escojo aprender de ello". 
  "Cada vez que alguien viene a mí para quejarse, puedo aceptar su queja o puedo señalarle el lado positivo de la vida. Escojo señalarle el lado positivo de la vida". 


   Si, claro, pero no es tan fácil, protesté. 
  "Si lo es", dijo Pepe. "Todo en la vida es acerca de elecciones. Cuando quitas todo lo demás, cada situación es una elección". 
  "Tu eliges cómo reaccionas ante cada situación, tu eliges cómo la gente afectará tu estado de ánimo, tu eliges estar de buen humor o mal humor". 
  "En resumen, TU ELIGES COMO VIVIR LA VIDA". 
   Reflexioné en lo que Pepe me dijo... 
  Poco tiempo después, deje la industria hotelera para iniciar mi propio negocio. Perdimos contacto, pero con frecuencia pensaba en Pepe, cuando tenía que hacer una elección en la vida en vez de reaccionar contra ella. 


  Varios años más tarde, me enteré que Pepe hizo algo que nunca debe hacerse en un negocio de restaurante, dejó la puerta de atrás abierta y una mañana fue asaltado por tres ladrones armados. 
  Mientras trataba de abrir la caja fuerte, su mano, temblando por el nerviosismo, resbaló de la combinación. 
  Los asaltantes sintieron pánico y le dispararon. Con mucha suerte, Pepe fue encontrado relativamente pronto y llevado de emergencia a una clínica. Después de ocho horas de cirugía y semanas de terapia intensiva, Pepe fue dado de alta, aún con fragmentos de bala en su cuerpo. Me encontré con Pepe seis meses después del accidente y cuando le pregunté como estaba, me respondió: 
   "Si pudiera estar mejor, tendría un gemelo". 
   Le pregunté que pasó por su mente en el momento del asalto. Contestó: "lo primero que vino a mi mente fue que debí haber cerrado con llave la puerta de atrás. Cuando estaba tirado en el piso, recordé que tenía dos opciones: podía elegir vivir o podía elegir morir. Elegí vivir". 
   "¿No sentiste miedo?" Le pregunté. Pepe continuó: 
   "Los médicos fueron geniales. No dejaban de decirme que iba a estar bien. Pero cuando me llevaron al quirófano y vi las expresiones en las caras de los médicos y enfermeras, realmente me asusté. 
   Podía leer en sus ojos: "es hombre muerto." Supe entonces que debía tomar una decisión. 
  "¿Qué hiciste?" Pregunté. 
 "Bueno, uno de los médicos me preguntó si era alérgico a algo y respirando profundo grité: - "Si, a las balas" - Mientras reían, les dije: "estoy escogiendo vivir, opérenme como si estuviera vivo, no muerto". 
  Pepe vivió por la maestría de los médicos, pero sobre todo por su asombrosa actitud.  Aprendió que cada día tenemos la elección de vivir plenamente, la ACTITUD, al final, lo es todo. 



jueves, 30 de agosto de 2012

A partir de una metedura de pata


   Sí, queremos presentaros por fin, este buen trabajo de nuestro Mossén Joaquim Fluriach, que ha querido prepararnos a través de este clip, al Año de la Fe, año de gracia para todos los cristianos.
  Juntos celebraremos nuestra fe.
  Fe de Dios en el hombre.
  Fe del hombre en Dios.
  Fe de la Iglesia Católica.
  Estos días le hemos tenido en varias ocasiones a nuestra mesa, en estas últimas semana que le quedan antes de su traslado de Parroquia. Le vamos a echar de menos.

  Aprovechando la corta presencia entre nosotras de la Hna Mª Lourdes, Mossén Joaquim ha ultimado la version francesa del montaje del Año de la Fe para poderlo utilizar como soporte pastoral también en Francia. ¡Qué suertaza tener Mossenes así: fervorosos y generosos!
   ¿Y por qué ha venido la Hna. Mª Lourdes? Algunos soñaban que era para quedarse, aunque esto no es para lo inmediato.
   Estos últimos días en la Casa Mare de Déu de Montserrat ha habido una metedura de pata que ha transtornado la vida habitual.

  Si fuera la metedura de pata de una hermana cualquiera, pase, pero ha sido nada más y menos que la metedura de pata de la Superiora, Madre Mª Verónica quien bajando de una escalera, quiso echar a volar y se topó con el suelo, quedando marcada con un esguince. ¡Vaya faena! Pero si ella no para y asegura la mayor parte del trabajo de esta casa. ¿Y cómo hacer para acoger los ejercitantes que con tanto cariño recibíamos estos días?
  Pues nada, que para eso la Hna. Mª Lourdes vino a echar una mano y lo que hiciera falta intentado ayudar a la comunidad y regalar el paladar de nuestros dos queridos ejercitantes José Luis y Manuel.
  Con pena la vemos partir hoy de nuevo para Chabeuil, donde no le falta faena. Con pena se va también, de no haber podido encontrase con nuestros más cercanos amigos, pero no ha podido ser en tan breve estancia.

  Encomendamos esta pequeña comunidad una vez más a vuestras oraciones, así como cada hermana os asegura de las suyas, allí donde esté.
 

miércoles, 29 de agosto de 2012

DUDAS SOBRE LA FE



Si la fe es cierta, ¿por qué podemos tener dudas sobre la misma ?
   La respuesta a tu pregunta me va a pedir echar mano de algunas verdades filosóficas y de otras de la Teología. Tendrás paciencia, ¿verdad?
  Ante todo, quisiera que advirtieses que no es lo mismo estar tentado de dudas contra la fe que dudar de la misma. Quiero entender que tú te refieres a la tentación y no a la duda formal, porque, cuando ésta se da, la fe desaparece; y no me refiero sólo a la fe divina; también la fe humana deja de existir si se admite la duda de lo que el testigo humano nos certifica. Y si la fe desaparece ya no es cierta. Mientras permanece la certeza de la fe, sólo la tentación de duda es posible.
  Después debo recordarte o decirte que la certeza del acto de fe, tanto divina como humana, es una certeza libre, como lo es igualmente cualquier certeza que no proceda de la evidencia inmediata de una verdad. Siendo la inteligencia humana infalible, como es, nunca da por si sola su asentimiento a algo que no le resulte inmediatamente evidente. Sólo en donde haya evidencia inmediata de una verdad, como cuando se trata de nuestra propia existencia y de los primeros principios : «Lo que es, es; lo que no es, no es», Principio de identidad, «Una cosa no puede a la vez y bajo el mismo aspecto ser y no ser», Principio de no contradicción, «Todo ser tiene todo lo necesario, para ser lo que es», Principio de razón suficiente, etc., sólo en esos casos la inteligencia afirma o niega por si sola. En todos los demás casos se abstiene de afirmar, no sólo cuando ve que no hay razones suficientes para afirmar o negar, sino incluso cuando ve razonable hacerlo. En este ultimo caso espera que con la voluntad le impongamos el asentimiento. Y se abstiene, repito, por falta de evidencia inmediata.

   Por tanto, en las verdades de fe, tanto divina, como humana, es decir en aquellas verdades que la inteligencia ve razonables porque le consta que quien se las afirma sabe bien lo que dice y dice lo que sabe, la inteligencia, no viendo que sea absolutamente y en cualquier hipótesis imposible el error, no se decide por si misma, necesita del impulso de la voluntad libre: son certezas libres.
   De esta suerte la respuesta a tu pregunta es: podemos sentir dudas porque la certeza de fe es una certeza libre. Es verdad que el motivo de la fe divina es segurísimo, siendo ese motivo la autoridad absolutamente infalible de Dios, pero el acto de fe sigue siendo libre porque la inteligencia no capta directamente la evidencia de esa verdad revelada. A lo que se añade que casi siempre esas verdades de fe divina constituyen verdaderos misterios para el hombre.

   Pudiera ocurrir que me dijeses que no entiendes como puedo afirmar tan tranquilamente que la inteligencia humana es infalible, cuando sabemos la facilidad con que todos los humanos nos equivocamos. En este caso yo te respondería preguntándote si realmente estás cierto de que nos equivocamos muchas veces y aun una sola vez. Y me dirás que claro que estás cierto. Pues bien, sepas que, si la inteligencia no fuese infalible, nunca podrías estar seguro de haberte equivocado ni de ninguna otra cosa, porque no poseemos otra facultad cognoscitiva que esté por encima de ella con la que podamos saber si la inteligencia se ha equivocado o no. Quizá me dirás todavía que si fuese así nunca nos equivocaríamos. Mas bien tendrías que concluir que por eso la inteligencia no se equivoca nunca. Quien se equivoca somos nosotros que con nuestra voluntad y movidos por nuestras pasiones –ganas de salirnos con la nuestra, deseos de ser los primeros en dar respuesta, interés en que las cosas sean como a nosotros nos gustaría, etc.- afirmamos o negamos algo dando a la inteligencia la orden de tomar posición, incluso advirtiéndonos ella de la falta de razones sólidas.

   Pero no quiero cerrar mi respuesta sin recordarte cómo hay que proceder cuando nos asaltan dudas contra la fe. No es el momento de ponerse a discutir con uno mismo o con el diablo, sino de afirmarse en ella, con un “Yo creo cuanto Dios ha revelado y la Santa Madre Iglesia enseña”, y a otra cosa. Es el consejo de todos los buenos autores espirituales: Las tentaciones contra la fe se vencen huyendo, no haciéndoles frente. Porque el enemigo es más inteligente que nosotros y fácilmente puede turbarnos y desconcertarnos. Las dudas contra la fe, una vez pasada la tentación, se resuelven estudiando y consultando a aquellos doctores de la Iglesia de que hablaba el viejo catecismo, que sabrán respondernos.
       José Ma. Fernández-Cueto, cpcr.

lunes, 27 de agosto de 2012

DISCERNIR LA VOLUNTAD DE DIOS EN TIEMPOS CONFUSOS



  La mayoría de los seminaristas provienen de padres separados con las consiguientes heridas emocionales que eso provoca. Además, es notable la influencia de la cultura posmoderna con la llamada muerte del deseo, es decir, con falta de magnanimidad que provoca; también se percibe la dificultad de vivir los límites y de intregrar lo afectivo-sexual ante la contaminación de una sociedad permisiva y hedonista. Otra característica es el individualismo marcado.
    Mi tarea me permite caer en la cuenta, maravillándome, de la acción del Espíritu Santo en las vidas de los llamados, comprobando cómo el corazón, poco a poco, se vuelve grande para amar a Dios y entregarse por el bien de sus hermanos, viendo cómo llegan a aceptar, integrar y ofrecer la cruz en la propia vida.


   Numerosos son los testimonios del cambio que producen los Ejercicios Espirituales de San Ignacio. Por ejemplo un sacerdote había dejado su ministerio y se había puesto a trabajar en una estación de servicio. Hizo el mes de Ejercicio y redescubrió que antes de dejar el ejercicio del sacerdocio ya no se arrodillaba ante el Sagrario, no usaba el clerygman, etc. y en su trabajo tenía que arrodillarse ante una rueda de auto para cambiarla y cada día usar el uniforme de la estación de servicio, etc… En el mes redescubrió a Jesús en su vida y que Él merecía toda su vida, volvió al ministerio y sigue al Señor en un Instituto religioso.
  Puedo dar testimonio de situaciones imposibles de resolver humanamente y que en pocos días se abrió un horizonte imprevisto; testimonios de perdón dados después de años de resentimiento, de paz recibida después de años de angustia, de fe recobrada, de esperanza acrecentada y de amor a Dios y a los hombres recibido de lo alto.
 

  Con S. Ignacio recomendaría a todos pedir el deseo de Dios y abrirse a su presencia y a su acción para así ordenar la vida que con tanta facilidad se nos desordena, entrar “con ánimo y liberalidad”, es decir; con hambre y sed del Dios vivo y a la vez disponible a su acción. Aquí está la clave de todo y el secreto de la vida según nuestro Señor.
  La santidad consiste en hacer nuestro el querer de Dios y para esto hay que discernirla. Además, como decía Dostoievski: “El problema del hombre es mentirse a sí mismo", así que tenemos este enemigo en contra, a lo que se agrega la contaminación cultural, lo que provoca en nosotros lo que es la característica de nuestro siglo: la confusión.

   Para un discernimiento cuando uno no tiene tiempo para hacerlo, el criterio fundamental para el que quiere caminar en Dios es la paz. Todo proyecto, deseo… que dé paz o abra a la paz hay que considerarlo del Señor, ya que Él es la fuente de la paz, el Dios de todo consuelo como dice S. Pablo. Y todo lo contrario, cuando me provoque desazón, intranquilidad, etc, se puede suponer que es el del mal espíritu. Si uno tiene que hacer un discernimiento importante, además y en primer lugar de recurrir a la oración personal y a la que se pida a otros, hay que tener un acompañante espiritual para ir confrontando el discernimiento.
   Finalmente, si no hay movimientos espirituales se puede tomar una hoja y dividirla en cuatro partes, poniendo sobre las dos primeras columnas una de las opciones y sobre las dos siguientes la alternativa. En el encabezado de la primer columna hay que poder “a favor” y en el de la segunda “en contra". Lo mismo se hace en las otras dos columnas. Y todos los pensamientos que vengan a favor o en contra hay que ir escribiéndolo. Después de unos días hay que ver con el acompañante espiritual las motivaciones de las columnas y ver cuál tienen más peso racional-evangélico, es decir que no sea solamente algo sensual. Se pueden juntar las motivaciones de la primera columna con las de la cuarta y las de la segunda con la tercera porque se refieren a lo mismo. No se trata de ver la cantidad de motivaciones sino sobre todo la calidad de las mismas.
  Para discernir la voluntad de Dios hay que tener vínculos con el Señor, ya que en la relación con Él se va aprendiendo a discernir, sea en la oración como en la vida activa. 

    Todo esto lo experimenté en mi propio discernimiento a la vocación sacerdotal.  Dios me fue manifestando su querer desde niño viendo un sacerdote de la familia y queriendo interiormente ser como él. Ese deseo me acompañó siempre. Por supuesto que creciendo vinieron a mi mente otras opciones, pero sin desaparecer ese anhelo profundo. Mucho me ayudó a discernir los “signos” que el Señor fue poniendo en mi camino. Por ejemplo, al pasar cerca de una capilla que siempre estaba cerrada por la falta de presbítero sentía por dentro: “Tú tienes que llenar ese vacío”. También veía que los jóvenes tenían de todo, menos a Dios y quería predicarles al Señor y darles su perdón en el sacramento de la penitencia. Unos Ejercicios Espirituales me ayudaron a ver todo con más claridad, pero lo que me llevó a decidirme fue el proceso realizado en la Dirección Espiritual, donde fui dándome a conocer sin secretos en lo bueno y en lo malo. Todo me hizo ver con gran certeza, no con seguridad matemática, por donde quería Dios que lo siguiera.


   El P. Francisco de Paula Vallet, fundador de CPCR por Dios entregó su vida, con todas las letras y lo hizo dándose hasta el agotamiento por la salvación de los hombres. Siempre defendió a la Iglesia: “Tenemos un faro de la verdad, Roma. Seamos apasionados por Roma. Tengamos por cierto que el que se ha desafeccionado de Roma ha caído en el error…” Habría muchas citas de nuestro Padre Fundador que me inspiran. Va un botón de muestra: “¡Cenáculos de amor y consumación! Si no se mueven, si no tiene por objeto principal y único… el llevar al mundo, con la gracia de Dios, el amor unitivo, que son las ansias del Corazón de Jesús… no habrán cumplido con el objetivo de su creación".
P. Hugo Maximino,  CPCR

domingo, 26 de agosto de 2012

La leyenda del Príncipe Vladimir

 En algunos comentarios anteriores he hecho referencia a la belleza como mediación para llegar a Dios, tanto de la belleza de las cosas creadas, como de la belleza del arte en sus diversas manifestaciones. Me he inspirado en algunas de las ideas expuestas en el reciente Atrio de los Gentiles, celebrado en Barcelona los días 17 y 18 del pasado mes de mayo. Hoy deseo añadir algunas reflexiones sobre la belleza de la liturgia como mediación para   vivir la fe.

 

   Uno de los oradores en el acto final celebrado en la Sagrada Familia mencionó la leyenda del Príncipe Vladimir I de Kiev, llamado el Santo, que vivió entre los años 956 y 1015 de nuestra era. Es una figura histórica, pero también rodeada de una cierta leyenda, unida a la conversión de Rusia al cristianismo y a la consolidación del cristianismo en sus Estados. Cuando maduraba este proyecto, el príncipe envió unos emisarios a Constantinopla. Al retornar, estos emisarios le explicaron lo que habían sentido al asistir a una solemne liturgia en la basílica de Santa Sofía y le dijeron que había sido tan fuerte su impresión ante la belleza del rito, “que ya no sabían si estaban en la tierra o en el cielo.


   Esta leyenda tuvo un comentarista cualificado en la persona del entonces cardenal Joseph Ratzinger en una intervención del año 1997, en la que dijo: “Lo que convenció de la verdad de la fe, celebrada en la liturgia ortodoxa, a los enviados del príncipe ruso  no fue una especie de argumentación misionera, cuyas motivaciones les habrían parecido más iluminadoras que las de otras religiones. Lo que les impresionó fue más bien el misterio como tal, que, yendo más allá de la discusión, hizo brillar para la razón la potencia de la verdad”.
   Ya siendo Papa, Benedicto XVI dedicó un apartado a las relaciones entre la belleza y la liturgia en la exhortación apostólica publicada después del Sínodo episcopal dedicado a la eucaristía y titulada Sacramentum caritatis. “En la liturgia –dice el Papa- resplandece el Misterio Pascual mediante el cual Cristo mismo nos atrae hacia sí y nos llama a la comunión. En Jesús, como solía decir San Buenaventura, contemplamos la belleza y el  fulgor de los orígenes”.


   El Papa salía al paso de quienes puedan pensar que se trata de un mero esteticismo. Al contrario, “ es el modo en que nos llega, nos fascina y nos cautiva la verdad del amor de Dios en Cristo. Aquí el resplandor de la gloria de Dios supera toda belleza mundana. La verdadera belleza es el amor de Dios que se ha revelado definitivamente en el Misterio Pascual”. Y aludiendo implícitamente a la leyenda del Príncipe Vladimir, añade el Santo Padre que “la belleza de la liturgia es parte de este Misterio; es expresión eminente de la gloria de Dios y, en cierto sentido, un asomarse del cielo sobre la tierra” (n. 35).
   La belleza no es un elemento meramente decorativo de la celebración litúrgica, sino que está intrínsecamente unido a ella, es un elemento constitutivo por estar radicada en Dios y hacer que resplandezca el esplendor de su verdad, que no es sino la verdad de su amor.  


   La liturgia es bella cuando nos introduce en la belleza de la comunión con Dios. Sólo así nos introduce en su Misterio, nos invita a glorificarle y alimenta espiritualmente nuestra alma. 
+ Josep Àngel Saiz Meneses
Obispo de Terrassa

sábado, 25 de agosto de 2012


Reina de los ángeles y santos,y mi madre querida,María, 
Ayúdame a adorar al Altísimo.
Muéveme al conocimiento de mi bajeza.
Muéveme a temer el pecado y aborrecerle,aunque sea muy leve.
Muéveme a aborrecer la vanidad terrena y a negar mis inclinaciones.
Muéveme a desear el último lugar y el desprecio de las criaturas.
Muéveme a amar la cruz y llevarla con esforzado y dilatado corazón.
Indúceme a padecer con alegría!
Inflámame en amor casto del Altísimo y a amar a quien me persiguiere.
Muéveme a aspirar a lo más puro, perfecto y acendrado de la virtud 
y a unirme con el sumo y verdadero Bien.
Amen.

viernes, 24 de agosto de 2012

El éxito en la vida


   Es verdad que la pasion de los hombres por los coches es conocida.  
   Y es que nuestros vehiculos merecen que se cuiden con esmero, para que nos puedan durar mucho y llevar tan lejos como queramos. Hay que cuidar el cambio del aceite con una cierta periodicidad, que no se fuerce el motor, tenerlo desengrasado... Y para los hombres, en general, vale mas que brille bien limpio su coche que el suelo de su casa, con perdon para las esposas. 
   No olvidemos la ITV que  regularmente tenemos que pasar y pagar. Y después... todo sobre ruedas.


   Nuestras vidas también necesitan revisiones periodicas, cambiar el aceite y purificar los motores para poder circular lo mejor posible, sin ser un peligro publico, y llendo tan lejos como posible en la meta de la vida: la Felicidad.
   Qué tiempos nos concedemos para tal tarea, para nuestra ITV perso? Porque extranarnos de la tristeza, la angustia, el stres, que nos carcome tan a menudo.
   Hagamos un paron, como las personas que testimonian en el clip siguiente. Sepamos darle un tiempo a Aquel que nos deja como nuevos, porque nos ha creado y tiene la clave del éxit de nuestra vida.

  
   Los proximos Ejercicios Espirituales en la Casa Mare de Déu de Montserrat empiezan el lunes que viene.
   No te los pierdas y dalos a conocer a cuantos los necesiten en su marcha por la vida.

jueves, 23 de agosto de 2012

Dios esta de moda



    Que Dios es mas grande que nuestras ideologias laicistas y relativistas, es lo que ha querido manifestar en el siguiente  Mensaje el arzobispo de Burgos monseñor Francisco Gil. texto sin desperdicio, que nos prepara al proximo Sinodo especial de los Obispos sobre la Nueva Evangelización,
   Alguien podía pensar que la historia de los grandes conversos es agua pasada. La realidad es muy distinta. Las letras francesas, por ejemplo, siguen las huellas de Paul Claudel, Péguy o Mauriac y cada vez son más frecuentes las novelas y ensayos que tienen como protagonista la fe cristiana. Siguiendo el sendero de escritores de tanta talla como Tournier o Decoin, está surgiendo una nueva generación de autores creyentes, cuyas obras literarias y filosóficas buscan la concordancia con el mensaje evangélico.
   Más aún, autores como Sylvie Germain, están viendo que sus obras comienzan a seducir en la laica Francia y más allá de las fronteras galas, según recogía recientemente el diario italiano Avvenire. En las páginas de Le Figaro, Francois Tallandier, otro talentoso escritor de la nueva literatura francesa, ha explicado las razones de su silenciosa conversión al catolicismo, tras largos años de profundo escepticismo. «Quizás por el esplendor de Bourges, que daba alas a Stendhal para ser cristiano. Quizás por la modesta dulzura de la iglesia románica de Ennezat. Quizás porque un día, oyendo pronunciar la palabra ‘católico’ con el desprecio de quien no necesita más razones, me he cansado y he dicho abiertamente: ‘Soy católico’»
   El itinerario creativo de F. Hadjadj es también una referencia en la cultura francesa. Este escritor e intelectual judío, se ha convertido al catolicismo después de una larga fase de ‘nihilismo’. En un ensayo analiza con ironía y pasión su indiferencia hacia la muerte de las sociedades de Occidente, mientras llama a la alegría fundada en las razones que aporta la fe. El mismo Dactec, intelectual excéntrico y controvertido, se ha atrevido a gritar en público que «no hay futuro para la humanidad fuera de Cristo».
   Son algunos ejemplos de ese cada vez más numeroso grupo de conversos que están llegando al catolicismo y -lo que quizás llama aún más la atención- que no tienen ningún complejo para declararlo. Ellos me traen a la mente personajes históricos de tanto relieve como Tertuliano, el más brillante abogado de Cartago; san Cipriano, igualmente brillante abogado convertido en plena madurez; y el sin igual san Agustín. Más próximos a nosotros, la italiana Alexandra Borghese y la española María Nájera. 
    Sin que sea una conversión en sentido estricto, no deja de llamar la atención el caso de Akiko Tamura. Tiene treinta y siete años y una brillante carrera a sus espaldas como cirujana torácica en la Clínica Universitaria de la Universidad de Navarra. Tras hacer sus primeras prácticas en la Universidad de Harvard y ampliar su especialidad en el Hospital de Massachussets, aterrizó en Pamplona y alcanzó un gran prestigio profesional. El último Jueves Santo –lo ha contado ella misma en una entrevista al diario ABC- «iba en mi coche tan tranquila y de repente, en medio de mi corazón noté claramente que Dios me pedía ser carmelita descalza. Ni oí voces ni visiones, sólo sentí una paz y un amor de Dios bestial». Nunca se me hubiera ocurrido «meterme monja en un convento», añade, pero «es el plan de Dios». Efectivamente, acaba de ingresar como carmelita descalza en el convento de Zarautz. 
   Sin salir de nuestra diócesis, las religiosas de Iesu Communio podrían contarnos muchos casos parecidos. No pocas han dejado su profesión de ingenieras, arquitectas o médicos y locas de contento vistiendo un tosco y sencillo hábito. 
    Sin entrar en los muros de un convento, cuántos profesionales de prestigio, estudiantes de primero de carrera, amas de casa o chicos y chicas han descubierto en medio de la calle –donde siguen- la verdad de lo que decía con convicción santa Teresa de Jesús: «Sólo Dios basta»
   En el fondo, ésta es la razón por la que vienen a la fe tantos profetas y apóstoles del nihilismo o el escepticismo, o salen del letargo religioso tantos creyentes tibios, convirtiéndose en verdaderos creyentes y apóstoles.

miércoles, 22 de agosto de 2012

REINA Y MADRE


   La devoción popular invoca a María como Reina. 
   El título de Reina no sustituye, ciertamente, el de Madre: su realeza es un corolario de su peculiar misión materna, y expresa simplemente el poder que le fue conferido para cumplir dicha misión.

   Los cristianos miran con confianza a María Reina, y esto no sólo no disminuye, sino que, por el contrario, exalta su abandono filial en aquella que es madre en el orden de la gracia.
  Más aún, la solicitud de María Reina por los hombres puede ser plenamente eficaz precisamente en virtud del estado glorioso posterior a la Asunción. Esto lo destaca muy bien san Germán de Constantinopla, que piensa que ese estado asegura la íntima relación de María con su Hijo, y hace posible su intercesión en nuestro favor. Dirigiéndose a María, añade: Cristo quiso «tener, por decirlo así, la cercanía de tus labios y de tu corazón; de este modo, cumple todos los deseos que le expresas, cuando sufres por tus hijos, y él hace, con su poder divino, todo lo que le pides» .

   Se puede concluir que la Asunción no sólo favorece la plena comunión de María con Cristo, sino también con cada uno de nosotros: está junto a nosotros, porque su estado glorioso le permite seguirnos en nuestro itinerario terreno diario. También leemos en san Germán: 
   «Tú moras espiritualmente con nosotros, y la grandeza de tu desvelo por nosotros manifiesta tu comunión de vida con nosotros» 
Juan Pablo II

lunes, 20 de agosto de 2012

LA ORACIÓN DEL INCREYENTE




   Devin Rose nació en una familia de tradición cristiana, entendiendo con eso que lo eran sólo de nombre. De hecho, en casa le habían inculcado que los hombres provenían de una evolución del "fango original". Por eso, no es de maravillarse que en su adolescencia, una vez obtenido el uso de razón, Devin se haya declarado con orgullo no creyente. Había nacido un ateo.

  Su paso por la escuela secundaria le ayudó a envalentonarse aún más en esta posición, dado el supuesto amplio consenso de sus compañeros en este campo. Pero al llegar a la universidad, algo pasó. A pesar de tener éxito en aquello que realizaba (buenas notas, una novia bonita, el amor de su familia, un montón de amigos, …) había algo que no funcionaba: «empecé a ser devorado por la ansiedad», cuenta él mismo. 


  «Me ponía nervioso en las reuniones sociales, en los restaurantes, en el cine; incluso estando en clase. Mi estómago se agitaba y tenía miedo de tener que salir corriendo de la clase, poniéndome en ridículo delante de todos».

  Con el paso del tiempo, esta ansiedad no hizo sino aumentar, llegando a verdaderos ataques de pánico, aparentemente sin ningún motivo. Llegó incluso a desear la muerte: él, un estudiante de honor, con beca completa, atleta talentoso y rodeado de buenos amigos y el amor de su familia. 

   Ante esta situación, por fin se enfrentó a su ateísmo, que para él era ahora sinónimo de su desesperación: «La delgada capa de la comodidad, la prosperidad y el bienestar general me habían protegido siempre en mi vida de enfrentarme a las terribles conclusiones existenciales de mi visión del mundo. Un día, en un inquietante "sueño despierto", vi ante mí, de manera total, la oscuridad, una vacía manifestación viva de mi desesperación».


   En medio de este dolor, acudió a su madre y le abrió su alma: «Doy gracias a Dios ahora que, incluso en la desesperación, me dio una madre cariñosa a la que podría acudir en una situación en la que pensaba que no tenía otro lugar adonde ir». Juntos, acudieron a un psicólogo –otro palo para Devin, que miraba con desdén a las personas que acudían a uno– y la terapia empezó a dar sus resultados. 

   Pero la evolución era positiva sólo en parte. De hecho, sus ansiedades seguían ahí. Y fue entonces cuando aceptó su problema: era clínicamente depresivo, una lucha que se le presentaba titánica e interminable.

  «Creía que mis problemas eran sólo un producto químico en mi cerebro, pero ya había intentado todas las tácticas posibles para vencer la ansiedad y no habían funcionado. Mi otrora confiable inteligencia me había fallado por completo, así que me enfrenté a una elección: o me suicido o trato de creer en Dios».

   Con esta dicotomía ante el camino, el antes ardiente ateo se lanzó a la empresa de creer: «Sabía que si Dios no existía, tratar de creer en él no iba a funcionar, pues sería sólo una táctica mental más entre la multitud que había intentado antes, sin éxito alguno. Y aunque pedir ayuda a Dios era algo que sublevaba mi interior, no teniendo nada que perder, le di una oportunidad». Y así, después de muchos años, Devin lanzó su primera oración: «Dios, tú sabes que yo no creo en ti, pero estoy en problemas y necesita ayuda. Si eres real, ayúdame».


   Al principio, el resultado de sus oraciones fue nulo, por lo que, irónicamente, le confirmó en su ateísmo. «Pero cuando se está en el océano y todo lo que tienes es un salvavidas, por pequeño que sea, ésa es la única esperanza que tenemos». Así que continuó a orar.

   Así, poco a poco, se atisbaron ligeros signos de mejoría. Y aunque en su interior los pretextos ateos se revelaban y querían romper ese arbolito que empezaba a crecer, Devin se decía que debía darle una oportunidad a la fe. Así que se protegía y continuaba con su oración, acompañada de la lectura de la Biblia.


   Su compañero de cuarto en la universidad era un fiel bautista (protestante) y le empezó a llevar a su iglesia todos los domingos. Aunque seguía sintiendo ataques de ansiedad, se hizo violencia para permanecer en las reuniones y, sorprendentemente, su fe comenzó a fortalecerse y crecer, aunque estaba sumergido en un mar de dudas. Al final de ese año, Devin se consideraba ya, sin lugar a dudas, un cristiano.

   Fue en ese momento cuando Dios se hizo presente: «Dios se precipitó y era como nada de lo que antes hubiera podido experimentar. Me dio el coraje y la fuerza para afrontar mis ansiedades y empezar a superarlas […] Dios me dio esperanza para hacerle frente a mi desesperación, y la fe y el amor empezaron a sanar mis profundas heridas». En otras palabras: se topó con el amor de Dios. Al final de ese año, se bautizó en la iglesia bautista, dándole un nuevo rumbo a su vida.


   Pero Dios no se detuvo ahí; quería que Devin se encontrase definitivamente con Él dentro de la Iglesia Católica. Ya desde el inicio nació en él la duda de por qué habían tantas divisiones y denominaciones dentro del cristianismo. Así se lo hizo notar a Matt, un buen amigo suyo bautista, considerado líder entre su grupo. Pero él no supo responderle.

   Su anhelo por la verdad le carcomía el alma y no le dejaba en paz ver las divergencias en las predicaciones entre los diversos cristianos. Buscó ayuda en su lectura de la Biblia… pero también ahí se dio cuenta que unas confesiones la veían de una manera y otros de otra.

   La pregunta de fondo no era baladí: ¿quiénes están realmente guiados por el Espíritu Santo? Porque el Espíritu Santo es «el Espíritu de Verdad», y la Verdad es una. ¿Cómo, entonces, producía tantos efectos?

   Tras mucho pensar y orar, Devin decidió investigar qué denominaciones habían tenido la osadía de afirmar que eran la Iglesia que tenía la plenitud de la verdad. Su iglesia bautista ciertamente no lo decía, pero los católicos, los ortodoxos y los mormones sí que lo habían hecho. Sin habla ante los resultados y con mucho temor, empezó a investigar a la Iglesia Católica.

   Durante mucho tiempo debatió con amigos protestantes, haciendo todo lo posible por no volverse católico. Pero mientras más estudiaba, más cuenta se daba de la autenticidad de la Iglesia. Y así, después de recibir una buena catequesis, fue recibido en la Iglesia en la Pascua del 2001, ceremonia a la que asistieron algunos de sus amigos protestantes.


   Hoy, después de diez años de católico, Devin no puede sino ver con gratitud el camino recorrido: «Mi "Camino a Roma" comenzó con el riesgo de que Dios fuese real. Continuó con el descubrimiento de que Él me amó y de que era digno de mi confianza. Hoy, puedo decir que, después de vivir la fe católica desde hace diez años, mi confianza en Cristo y en Su Iglesia se ha vuelto cada día más fuerte».

domingo, 19 de agosto de 2012


Os comparto un correo que Pablo Santana nos envia a traves de la plataforma "Aborto cero"
¡Nos quedan muy pocos días para llegar a Santiago! Después de más de 1.600 kilómetros caminando por toda España, dentro de unas pocas jornadas, los jóvenes de la expedición Crossroads daremos un abrazo al Apóstol.
Quiero con ese abrazo dar las gracias a nuestro patrón por toda la ayuda que hemos recibido de tantas personas.
Han sido cientos los pueblos y ciudades que hemos recorrido, difundiendo la causa del derecho a vivir y reclamando a nuestros legisladores una ley de Aborto Cero.
En cada municipio, se ha escuchado la voz de unos jóvenes que buscan una sociedad mejor, más justa, que proteja el derecho de los más indefensos, los que aún no han nacido.
Plazas, calles, playas, festivales musicales, abortorios… por todos lugares hemos repartido información.

Con mesas informativas y voluntarios, hemos conseguido repartir miles de folletos explicativos sobre qué es el aborto, qué consecuencias tiene para la madre (para el niño, son obvias) y qué alternativas existen.
Creéme si te digo que han tenido un efecto benéfico.

Recuerdo, por ejemplo, el caso de una heladera en Benicarló (Castellón). Nos vio sedientos y casi deshidratados. Con enorme generosidad, nos ofreció invitarnos a un helado y a agua.
Tras explicarle nuestra iniciativa, la joven se derrumbó. Nos confesó que hacía dos meses que había abortado. Decía sentirse destrozada y sin ganas de vivir.
Tras tranquilizarla, le propusimos que se pusiera en contacto con una persona que estaba dispuesta a ayudarle.
Ayer, esta joven nos ha dado su palabra de que el próximo verano se sumará a la caminata Crossroads. Nos dijo que "no quiere que otras mujeres pasen por su mismo calvario. El aborto es horrible y es la peor decisión que he tomado en mi vida, nunca podré olvidarlo”.
Aunque sólo fuera por esta joven, nuestro sacrificio ha merecido la pena.
Gracias a Dios, han sido otros los casos que me gustaría comentarte; si bien, la mayoría creo que están por llegar.
Hemos tratado de ir sembrando razones, con pocos medios. pero con muchas ganas conseguir el fin del aborto en nuestro país. Es difícil, pero con esfuerzo, lo conseguiremos.
Tengo que reconocerte que hemos notado la cantidad de oraciones que se han ofrecido por esta causa.
Además, la acogida prestada por parroquias, conventos, colegios, familias y particulares ha hecho que, en ocasiones, hayamos vivido mejor que en nuestras propias casas.
Puedo decir que familias, instituciones y la Iglesia Católica en representación de sus obispos se han volcado con nosotros. Creo que han sido más de 15 los obispos y arzobispos que han querido sumarse a nuestro proyecto, incluso alguno como un caminante más, como don Juan Antonio Reig Plà, obispo de Alcalá y presidente de la Subcomisión de Familia y Vida de la Conferencia Episcopal Española

Monseñor Reig Plà con dos peregrinos CrossRoads
 También, hemos tenido tiempo para visitar a nuestros representantes públicos. En cada pueblo y ciudad hemos solicitado una entrevista con el alcalde para presentarle nuestra campaña y pedirle que se compremetiera con el derecho a vivir. Nos ha sorprendido la valentía de bastantes alcaldes que públicamente se han comprometido a enviar a la Dirección de su partido nuestras reivindicaciones, que también, según recordaban, "son las suyas”.
Sin embargo, otros alcaldes no nos han hecho caso, y por ello vamos a seguir reclamándoles que se comprometan con el respeto a la dignidad de todas las personas. 
Desgraciadamente, no todo ha sido un camino de rosas.
Ha habido dificultades. Aparte del calor, la falta de sueño y las condiciones propias de una marcha de casi dos mil kilómetros, la intransigencia de unos y el totalitarismo de otros nos lo ha puesto difícil.

En Tortosa (Tarragona) nos atacaron al vehículo de Aborto Cero; en Tordesillas (Valladolid) el ayuntamiento del PSOE trató de expulsarnos del pueblo y en León, unos individuos que portaban chalecos de "voluntarios de GreenPeace” nos escupieron, insultaron y amenazaron de muerte.
Todos estos hechos han sido convenientemente denunciados para exigir responsabilidades a sus autores o a quienes los encubren. 
En definitiva,  te doy las gracias por tu apoyo y oración.
Quiero invitarte a la Misa de clausura de Crossroads 2012, que oficiará el arzobispo de Santiago de Compostela, don Julián Barrios, este próximo domingo 19 de agosto en la Catedral del Apóstol.
Sé bienvenido y si no puedes unirte porque estás lejos, te anunciamos que nos veremos el próximo 7 de Octubre en las marchas "por el derecho a Vivir, aborto cero” que han convocado diferentes organizaciones nacionales e internacionales en Madrid y en 60 ciudades de toda España.
Crossroads estará, con sus voluntarios, en todas esas movilizaciones, colaborando con la iniciativa.
Además, presentaremos al gobierno de Mariano Rajoy las firmas que hemos recogido durante este mes y medio de andadura, junto con ciertos de cartas que nos han entregado los ciudadanos para hacérselas llegar.
El  video que precede comprende nuestra vida diaria y recoge testimonios de algunos de los peregrinos que hemos participado en esta maravillosa aventura.
También aparece mi abuela Transi, que con sus 99 años no quiso perderse la etapa que partió de su pueblo natal. Ella es un ejemplo de superación, sacrificio y amor a la Vida. Espero que te guste. Si es así, te pido que lo difundas entre tus familiares y amigos.
No quería terminar sin volver a dar las gracias a HazteOir.org y a Derecho a Vivi que con su apoyo han hecho posible Crossroads. 


Muchas gracias por tu compromiso con el derecho a la vida.
Un fuerte abrazo,
Pablo Santana y todo el equipo de Crossroads y Aborto Cero.
Pd. El próximo verano, más jóvenes peregrinos de Crossroads volverán a caminar por España para seguir promoviendo la causa del derecho a la vida. Si tienes una auto-caravana y no vas a usarla, aquí tienes una buena causa para donarla. Si conoces a alguien que la tenga aparcada y pueda donarla, la expedición Crossroads 2013 es la razón perfecta para hacerlo. Nos vendrá muy bien como vehículo de apoyo logístico, para transportar el material y descansar durante el camino. Le daremos el mejor uso posible, no sólo durante la caminata de Crossroads 2013, sino en otras iniciativas de voluntariado por el derecho a la vida. No hay mejor final en la vida útil de una caravana que convertirse en herramienta utilísima para ayudar a la abolición del aborto. ¡Gracias!

viernes, 17 de agosto de 2012

Meeting de Rímini


   “La naturaleza del hombre es la relación con el infinito” es el lema del siempre interesante Meeting de Romini que vamos a poder seguir a través de RomeReports.com

jueves, 16 de agosto de 2012

En pos de Maria


   Qué hermosa jornada la de ayer! Calurosa, si, pero mariana, mucho más.
   Ante todo, tuve muy en el recuerdo a todos nuestros queridos amigos y ejercitantes diseminados por uno u otro rincón de nuestro país (como los que están en Garabandal, ...) y también los que están en el extranjero (si, muy unida estuve a los que se fueron a pasar esta fiesta a Medjugorie).


   La que esto os escribe no puede dejar de compartiros lo vivido en Chabeuil, Francia, donde reside casi habitualmente desde hace unos meses, colaborando en lo que puede con nuestras hermanas de Caldes.
   Pues aquí en las Galias, la Virgen de la Asunción es la patrona principal de Francia, a quien el rey Luis XIII consagro el reino a él encomendado. Este año los obispos franceses han pedido encomendar a nuestra Madre del cielo el futuro de la nacion, para que los perversos proyectos de los gobernantes no triunfen, y para que la degradacion economica y de valores no se acreciente.


   En nuestra comunidad de Nazareth, Chabeuil es tradicional hacer una procesion en el parque con la Virgen. Varias familias de los alrededores y de mas lejos se unieron a nosotros para cantar a Maria, rezandole al mismo tiempo el santo Rosario. 


   En la procesión nos acompañaba valiente nuestro querido P. Francisco Cergneux que os hemos encomendado  y que va recuperándose muy poquito a poco. Sigamos rezando para que la curación sea completa. Mimarle le mimamos todo lo que podemos.

 

   Tras la procesión renovamos todos juntos a la Reina del cielo, nuestra Consagración y cantamos las Vísperas  ante el Santísimo expuesto.
   Este año la jornada estaba marcada por un acontecimiento particular. Damian y Meriadec, el uno de esta región de la Drôme, el otro venido de Bretaña, comenzaron oficialmente su postulantado bajo la guia paternal del P. Claudio Ratheot, que les ayudara a ir discerniendo esta llamada a formar parte de la familia cpcr.


   "Que se hace cuando se quiere educar a un pequeño elefante?", nos compartía el P. Claudio con su gracia habitual tras presentarnos a los dos nuevos hermanos, "se le pone al lado un viejo elefante. Pues yo soy el viejo elefante designado para acompañar a nuestros nuevos hermanos, que os encomendamos fervientemente a vuestras oraciones"
   Yo también os los encomiendo, para que el Señor les confirme en su vocacion y les dé la gracia necesaria para perseverar en su servicio.