miércoles, 30 de noviembre de 2011

CONSPIRAMOS?



    Si, va en serio. Se trata de una conspiracion lo que hoy os queremos compartir.
     La Conspiración de Adviento lanzada por los jóvenes de Acción Católica de Madrid, España, es una campaña de invitación a un despertar en el mundo hispano del sentido de la Navidad. Quieren asociar a los movimientos católicos y cristianos en general de todo el mundo que deseen reinvindicar la tradición de la vivencia cristiana de la Navidad y sus símbolos, últimamente escondidos o neutralizados con iniciativas que pretenden borrar el sentido evangélico de dicha tradición: "dejando de lado las horteradas y el consumismo desenfrenado que parece caracterizar las "fiestas invierno".
    Con el lema es Redescubre la Navidad, el pasado domingo 27, comienzo del Adviento y dieron "el pistoletazo de salida a cuatro semanas de preparación para el evento del año, y de la Historia: ¡el nacimiento del Niño Dios!" "Nuestra intención es ayudarte y que nos ayudes a vivir este tiempo del mejor modo posible, con creatividad, humor y nuevas tecnologías" escriben en su blog  http://redescubrelanavidad.blogspot.com/, donde diariamente se podrá seguir el avance y los detalles de la conspiración de Adviento..
    Una serie de vídeos y unos recursos en internet, estan puestos a la disposicion con los que se puede seguir día a día el desarrollo de la “conspiración”, participar en la misma, y prepararse para la Navidad “redescubriendo” su sentido.
     Su inspiración fue una iniciativa estadounidense que logró un millón de visitas y la han traducido al ámbito de habla y tradición hispana, “la hemos hispanizado”, explica Encinas.
    “La Conspiración de Adviento: Redescubre la Navidad no busca ningún tipo de beneficio económico. Tampoco se ha gastado un céntimo en desarrollar el proyecto. Pretendemos redescubrir el sentido de la Navidad y el significado de los regalos en estas fiestas”, dicen los jóvenes de Acción Católica.
    “El sentido primigenio de la Navidad dicen los jóvenes de Acción católica- se ha ido diluyendo gradualmente en la vida social durante las últimas décadas, convirtiéndose en una fiesta vacía de su fundamento original, pero repleta de consumo, fiestas, esporádicos encuentros familiares y muchos regalos. No sabemos qué celebramos”.
    “Por eso lanzamos la conspiración de Adviento, para redescubrir la Navidad. Y fijamos nuestra atención especialmente en un detalle de dicha fiesta: los regalos. Queremos mostrar el sentido verdadero que tiene el regalo en el contexto de la Navidad. Mediante la creatividad, el humor, las nuevas tecnologías y la implicación de gente anónima pretendemos hacerlo posible”, concluyen.

martes, 29 de noviembre de 2011

EN FAMILIA

Los hombres participantes al retiro
    Comenzamos el Adviento con una hermosa jornada de retiro para familias. Recibimos a las que esperabamos y a algunas más que nos dieron la sorpresa. Lástima que varios tuvieron que partir a la hora de la comida, y que algùn percance impidió a otros de participar.
    La mañana como de costumbre la pasamos en el recogimiento y la oración terminando con una momento para compartir, y para exponer nuestros cuestionamientos. Las señoras tuvieron como tema una preparación para al Adviento, y los hombres reflexionaron sobre la Redencion con el Catecismo de la Iglesia Católica.
    En la comida fraterna no faltó la celebración del cumpleaños de la pequeña Nastia: 5 añitos, nada más y nada menos! Y una divertida sobremesa que ameneizaron algunos espontáneos...
Nastia con sus padres y Dana ante el pastel de cumpleanos
    El tema de la Nueva Evangelización y de la apremiante llamada del Papa y de nuestras diócesis a dar testimonuo coherente de nuestra fe, nos ocupó la tarde. Compartimos a través de pequeñas proyecciones el Congreso de nuevos evangelizadores que tuvo lugar en Roma el pasado mes de octubre. Y luego varios participantes en el retiro compartieron ellos mismos su testimonio, compartiendo sencillamente gestos, anécdotas, vivencias evangelizadoras al alcance de todos.
    Luis nos compartió como en su farmacia pudo ayudar a una jóven que buscaba donde poder abortar. No solo no abortó sino que se encontró feliz con su hijo.
    Agustín nos hablaba de su labor como maestro en una escuela concertada, donde a menudo hay que ser testigos de la coherencia.
    Con mucho fuego en el corazón, nos habló Edwin, y de las actividades que realiza por las calles de Barcelona con el grupo San José. Actividades de orden material, pero también con actitudes, y con proyecciones espirituales.
Intervencion de Laura y Andrés
   Laura y Andrés dan catequesis de confirmación en la Parroquia y nos fueron diciendo como había surgido esta aventura, y cómo la iban llevando adelante deseosos de que los jóvenes a ellos confiados fueran descubriendo más profundamente la fe, la oración para un encuentro íntimo con Cristo.
   Y concluyó los testimonios, muy graciosamente, nuestra querida Mari Angeles que nos compartió una anécdota que le acaeció en una gasolinera poco después de su  vuelta de las JMJ, que la inflamaron de celo.  
   Asi tan sencillamente, la Nueva Evangelización está a nuestro alcance.
   Juntos recordamos que nuestra Obra, la Obra que deseaba el P. Vallet es Obra de evangelización. Que el encuentro personal con Cristo Vivo que proponemos en los Ejercicios es algo de lo más eficaz para ella. El P. Cueto nos comprometió a todos con el rezo de un Ave María para que puedan ser un buen grupo los que aprovechen la próxima tanda de finales de año en Caldes.
   La Eucaristía fue el broche de oro de la jornada de encuentro y oración, y a pesar de las prisas por acostar a los niños que tenian aùn que hacer los deberes, a todos les costaba mucho arrancar.
   Qué satisfacción ver el gozo en sus rostros y la paz de los corazones.

domingo, 27 de noviembre de 2011

UN NUEVO ADVIENTO


   Comenzamos hoy un nuevo año cristiano. Celebramos el primer domingo de Adviento, el período de cuatro semanas con el que nos preparamos para la celebración del Nacimiento de nuestro Señor Jesucristo.
   El primer domingo de Adviento, en la liturgia, está profundamente marcado por un llamamiento solemne a la vigilancia. En cada uno de los ciclos de lecturas del Evangelio se nos habla de la necesidad de estar vigilantes. San Marcos, en el ciclo B que comenzamos este año, incluye hasta tres veces el mandamiento de “velar” en las palabras de Jesús. Y la tercera vez lo hace con una cierta solemnidad: “Lo que os digo a vosotros, lo digo a todos. ¡Velad!”.
   No es sólo una recomendación ascética, sino una llamada a vivir como hijos de la luz y del día. Esto forma parte de la realidad básica de nuestra vida cristiana, de la coherencia de nuestra fe y de nuestro amor. Y es también nuestra esperanza.
   En este Adviento deseo referirme a las principales figuras del camino de este tiempo litúrgico. El profeta Isaías es el profeta por excelencia del tiempo de la espera, es el profeta de la esperanza, por esto nos acompaña en el Adviento. Es una figura cercana a nosotros y a nuestras expectativas por su deseo de liberación, por su deseo de absoluto, de Dios.
   Esta primacía de Dios es nuestro primer compromiso ante el mundo de hoy como cristianos. Nos hemos de autoevangelizar siempre de nuevo. El comienzo del año cristiano es una buena ocasión para recordárnoslo. Nuestro Plan Pastoral Diocesano para este año nos invita a ir más allá de nuestros templos, de nuestras comunidades, a ser una presencia significativa y misionera en medio del mundo.
   No podemos ofrecer otro mensaje que no sea el primado de Dios. Isaías nos ayuda al proponernos que renovemos nuestra esperanza en Dios. “Tú, Señor, eres nuestro padre; tu nombre de siempre es ‘nuestro redentor’. Vuélvete por amor a tus siervos y a las tribus de tu heredad. ¡Ojalá rasgases el cielo y bajases, derritiendo los monte con tu presencia. Bajaste y los montes se derritieron con tu presencia”.


   Los cristianos sabemos que nuestro Dios se nos ha hecho presente en Cristo. Él ha rasgado el cielo y ha venido a compartir nuestra contradictoria existencia. La belleza expresiva de Isaías no oculta el lado más oscuro de la vida humana, con unas expresiones que parecen escritas para nuestro tiempo de crisis económica, de crisis de valores, de indudable crisis moral: “Todos éramos impuros, nuestra justicia era un paño manchado; todos nos marchitábamos como follaje, nuestras culpas nos arrebataban como el viento”. La fuerte crisis religiosa de nuestro tiempo queda reflejada en estas palabras del profeta, que nadie dudará que se cumplen también en nuestro presente. “Nadie invocaba tu nombre ni se esforzaba por aferrarse a ti; pues nos ocultabas tu rostro y nos entregabas al poder de nuestra culpa”.
   Pero, por encima de la crudeza de la realidad del mal moral –tan presente, en la génesis de la crisis actual-, está la fe y en definitiva la esperanza en un Dios que es Amor, como se propone recordar una y otra vez al mundo de hoy nuestro Santo Padre: “Y, sin embargo, Señor, tú eres nuestro Padre, nosotros la arcilla y tú el alfarero: somos todos obra de tu mano”. Como dice San Pablo, Dios Padre, en Cristo, ha dado un sí al mundo. Seamos testigos de esta esperanza en medio de la crisis actual.

Monseñor Joseph Angel Saiz Meneses

sábado, 26 de noviembre de 2011

COMPARTIENDO

  En este último día del año litúrgico, dedicado como cada sábado especialmente a la Virgen María, el valiente ejercitante barcelonés que vino a hacer los Ejercicios esta semana, concluye su experiencia. Lo hemos acompañado con nuestro cariño, oración, trabajo escondido y tenemos motivos para creer que el Espíritu Santo ha hecho grandes obras en su corazón en este Cenáculo de nuestros tiempos que quiere ser nuestra Casa de Ejercicios.

  
   Mañana unas veinte familias se reunirán también para comenzar el tiempo del Adviento con un nuevo vigor. Con ellas compartiremos espiritualidad, oraremos, tendremos momentos de fraternidad. Por la tarde contamos con los testimonios sencillos de algunos de los que participarán que nos estimularán a todos en la Nueva Evangelización.
   Os confiamos a nuestro ejercitante a vuestra oración y a las familias que recibiremos con gran cariño mañana para que aprovechen profundamente esta jornada.

jueves, 24 de noviembre de 2011

¿UNA NUEVA ETAPA DE VALORES?


¿Más fiestas? Pues si nos permitís sí.
Hoy festejamos los 20 años de profesión religisa de nuestra hermana Mª Lourdes, hermana a caracter itinerante que ahora está aquí, pero en una semana volverá a Francia para seguir volviendo de vez en cuando. Con ella damos gracias a Dios por su gran Misericordia y tantas gracias recibidas a lo largo de este tiempo.

Pero hoy queríamos compartiros un interesante artículo. No nos gusta hacer política pero esta vez se trata de la concretización del reino de Cristo en nuestra querida España.

Tras el triunfo arrollador del Partido Popular en las elecciones del pasado domingo en España, Religión en Libertad ha querido pulsar la opinión de destacadas personalidades de la sociedad civil sobre las acciones que debe acometer el nuevo Gobierno de Mariano Rajoy para una regeneración moral y de valores en España. ReL ha preguntado a miembros activos de la sociedad civil como Ignacio Arsuaga, Benigno Blanco, Antonio Torres, Jaime Urcelay, Antonio Arcones, Gador Joya, Ignacio Camuñas, Alfredo Dagnino, Juan Manuel Cotelo, Eduardo Hertfelder, Miguel Ayuso, Francisco José Contreras o Raúl Mayoral.

Periodistas como Juan Manuel de Prada, Miguel Ángel Velasco, Cristina López Schlichting, José Luis Restán, Alfonso Merlos, Gonzalo Altozano, José Javier Esparza, Eulogio López o Paco Pepe Fernández de la Cigoña. Las respuestas son esclarecedoras. Algunos de ellos son amigos nuestros y ejercitantes en nuestras casas.
Una sociedad gravemente enferma


Miguel Ángel Velasco Puente, prestigioso periodista y director del semanario Alfa y Omega, que se encarta todos los jueves con el diario Abc, responde a la pregunta de ReL con estos términos: "Me parece de perlas cuanto haga el nuevo Gobierno en el terreno económico, pero de nada servirá, y antes o después volveremos a las andadas, si no afronta las causas, en vez de las consecuencias. La sociedad española está gravemente enferma y, lo que es peor, algunos no parecen quererla curar. El pan del espíritu, de la cultura, de la educación, es más determinante e imprescindible que el pan que comemos. Los principales retos –donde los ciudadanos españoles nos la jugamos de veras- están, en mi opinión, en tres ámbitos decisivos: familia (y por tanto vida), educación y medios de comunicación. Y en mandar definitivamente al baúl de la historia los resentimientos zapateriles, y fomentar, impulsar, reconstruir, la unidad de España. Eso no es de izquierdas ni de derechas, sino de por encima".

Cinco acciones concretas
Ignacio Arsuaga, fundador y presidente de Hazteoir.org, la plataforma cívica más activa en los últimos años, considera que Rajoy debería llevar a cabo cinco acciones fundamentales:
1.- "Derogar la ley del aborto y aprobar una ley de reconocimiento del estatuto jurídico del embrión y de apoyo a la maternidad".
2.- "Restablecer el matrimonio estable como la unidad básica de la sociedad, garantía de progreso".
3.- "Acabar con educación para la Ciudadanía y garantizar la libertad de los padres para educar a sus hijos conforme a su conciencia".
4.- "Reformar el IRPF para aumentar el mínimo familiar exento por hijo a cargo y establecer el criterio de renta per capita para acceder a los beneficios y ayudas de la Administración".
5.- "Crear un Ministerio de Familia".


Potenciar una sociedad de deberes
El escritor y periodista Juan Manuel de Prada, director del programa de televisión Lágrimas en la Lluvia de Intereconomía TV, así como artículista en Abc, XL Semanal o la revista Misión, considera que "todo esfuerzo de regeneración tiene que empezar por una restauración de las virtudes privadas y públicas, empezando por la virtud de la justicia, que consiste en dar a cada uno lo suyo, lo que por naturaleza le corresponde. A la vida que ha empezado a gestarse la vida que le pertenece, al matrimonio su dignidad sustantiva, a los padres el deber de educar a sus hijos. Digo deber y no derecho, porque la `sociedad de los derechos´, como se ha revelado, termina por autofagocitarse; hay que potenciar una `sociedad de los deberes´, vinculada, incluyente y fuerte. Habría que acabar para siempre con la "envidia igualitaria", causa primera del atávico cainismo español, y recuperar el sentido del sacrificio, la austeridad y la abnegación, para acabar con los dispendios administrativos y con el materialismo que hace a las sociedades sobornadas impotentes al esfuerzo vital. Pero esta restauración de las virtudes sólo puede tener un motor religioso".

Una época para decir la verdad
Para Cristina López Schlichting, periodista de la cadena COPE y directora del programa de fin de semana Dos días contigo "el Gobierno habrá de ser un ejemplo de austeridad, sinceridad y trabajo. Todos tenemos que comprender que empieza un tiempo de recortes extremos, en el que habrá que trabajar más por menos dinero. Una época en la que no se podrá mentir, ni almibarar los datos de la realidad. Es un momento inmejorable para hacer la gran reforma educativa que necesita nuestro país, a partir de la cultura del esfuerzo y del respeto a la autoridad del profesor".
"Paradójicamente –continua Schlichting– una parte del camino ya ha sido recorrida, porque la crisis ha tenido la virtualidad de dejar a la desvalida sociedad española literalmente apoyada sobre los pilares más atacados por recientes campañas gubernamentales: familia e Iglesia. El impulso de estas instituciones será en realidad una manera de reconocer el valor que éstas aportan para sostener a los cinco millones de parados y cimentar la cohesión nacional".

Imprescindible regeneración moral
Alfredo Dagnino, Consejero Delegado del Grupo Intereconomía y ex Presidente de la Fundación San Pablo-CEU, señala a ReL que "la victoria del Partido Popular en el día de ayer debe abrir una nueva etapa en la construcción del futuro de España. Una España que para muchos de nosotros y para muchos españoles es motivo de honda. Una España que afronta una profunda crisis y que se encuentra de nuevo en su historia ante una encrucijada. Una España necesitada de ilusión y esperanza, de liderazgo y altura de miras, que depara a quienes ahora asumen las responsabilidades de gobierno de la Nación importantes retos. Una auténtica oportunidad histórica que no se puede desaprovechar. Una oportunidad que ha de serlo para transmitir confianza, seriedad y buen hacer en la gestión de los asuntos públicos, que permita sentar las bases de una recuperación económica, que, a buen seguro, será lenta y de gran exigencia. Pero una oportunidad tambien para replantear no pocos aspectos medulares de nuestra convivencia civil, entre ellos, una imprescindible regeneración moral desde la afirmación de verdades y valores morales fundamentales que han de vertebrar la sociedad, así como para afrontar una ingente tarea de reconstrucción nacional en muy diversos ordenes de la vida de España y de nuestra sociedad".

Abrir el campo para construir la sociedad civil
José Luis Restán, director editorial de la Cadena COPE, y uno de los principales y más prestigiosos periodistas de información religiosa que hay en España, manifiesta que "dado que la regeneración moral y cultural sólo puede venir de los sujetos sociales vivos, la primera tarea del nuevo gobierno debería ser abrir el campo para que se expresen, construyan y eduquen las realidades vivas de la sociedad civil. Pasar de la ingeniería social y el proyecto ideológico a la subsidiariedad. Pasar del laicismo a una laicidad abierta y positiva. Dentro de ese marco, es urgente una reforma educativa que prime la libertad de los padres y la libertad de iniciativas, y que fortalezca los contenidos de la gran tradición humanista occidental. Otro campo urgente es la política familiar. Reconocer sin ambages que la familia es un bien social de primera magnitud, que no es intercambiable por otro tipo de uniones o formas de convivencia, y por eso debe ser políticamente protegido. Por último es decisivo un mensaje claro a favor de la cultura de la vida, suprimiendo la aberración del derecho al aborto".

La regeneración nos llevará décadas
Para Ignacio Camuñas, ex ministro del Gobierno de España y actual presidente del Foro de la Sociedad Civil, "si hablamos de regeneración moral en España es porque estamos de acuerdo que se ha producido un proceso de degeneración, o si se prefiere, de profundo deterioro de los valores morales en la sociedad española. Ello no se ha producido en un día y data ya de varias décadas y es algo que no se puede revertir de la noche a la mañana por un simple cambio de gobierno. Es algo que nos llevará décadas pero estoy de acuerdo en que algún día hay que empezar. Convendría por ello comenzar por un conjunto de medidas que supongan :
1.- "Luchar decididamente contra la corrupción que anida en amplias y perfectamente conocidas esferas de la vida pública".
2.- "Posibilitar eficazmente que los padres puedan elegir libremente la educación de sus hijos".
3.- "Medidas de protección decidida de la familia y la conciliación laboral".
4.- "Derogación de la Ley del Aborto".5.- "Regular la unión civil de parejas homosexuales evitando la confusión con la institución del matrimonio".
6.- "Acción firme contra el tráfico de drogas y estupefacientes".
7.- "Promover una reforma de la Justicia que garantice su independencia y real eficacia".

Un Gobierno que sea modelo para la sociedad
Para el empresario Antonio Torres, que a su vez es presidente de la Fundación RedMadre que ayuda a mujeres que tienen un embarazo imprevisto a llevar a cabo la gestación, "el reto del nuevo Gobierno es inmenso pues el daño moral hecho a la sociedad española ha tenido tintes de revolución cultural. Y una buena forma de ayudar a regenerar España desde el poder puede ser empezar a hablar bien de lo bueno: si desde el Gobierno se agradece a las madres su maternidad, si se felicita a los esposos que mantienen su lealtad matrimonial, si se apoya a los padres que educan a sus hijos en virtudes, si se habla de la vida como el bien superior que es, las cosas empezarán a cambiar. Y si, además, a las palabras empiezan a seguir los hechos a través de leyes y políticas públicas que apoyen y amparen la maternidad, el compromiso matrimonial, la vida y la libertad de educación, España empezará a ser un país con valores fuertes, creativo, esperanzado, solidario y con futuro".

Un programa de política familiar bien organizada
El periodista José Javier Esparza, director del programa Con otro enfoque de Intereconomía TV, y autor de best-seller de temática histórica, indica a ReL que "la crisis económica sólo es la superficie de lo que nos pasa. Si yo fuera presidente, como decía Tola, reformaría a fondo la enseñanza en todos sus niveles, la haría más exigente y más clásica, y en la misma batería de medidas derogaría la ley del aborto, suprimiría EpC, derogaría el `divorcio exprés´para fortalecer a la familia, dejaría de alimentar con fondos públicos a medios de comunicación de inspiración disolvente (que compitan de verdad como medios privados que son), plantearía un programa de política familiar bien organizada, me tomaría en serio la restricción de la inmigración ilegal, trataría de asegurar por todos los medios la libertad religiosa real en sus manifestaciones públicas (porque eso es bueno para la moral social) y propondría objetivos de cohesión nacional en las políticas culturales públicas. E intentaría asegurar esa política durante más de cuatro años de manera sostenida, que es el único modo de obtener resultados".

Ocho acciones valientes
Francisco José Contreras, catedrático de Filosofía del Derecho en la Universidad de Sevilla, y uno de los más claros exponentes de la nueva hornada de pensadores de corte conservador-católico, señala a ReL los retos para la regeneración  de España:
1.- "Derogación de la ley del aborto: sustituirla por regulación “a la polaca” (supresión del coladero de la “salud psíquica”; implantación de comisiones médicas que acrediten la gravedad del peligro para la madre o la malformación del feto)".
 2.- "Derogación de la Educación para la Ciudadanía".
3.- "Derogación de las leyes socialistas sobre matrimonio (“divorcio exprés” y matrimonio gay".
4.- "Prohibición de la “píldora del día después”.
5.- "Plan Integral de Ayuda a la Familia y de Promoción de la Natalidad (implantar coeficientes correctores de las pensiones de jubilación, en función del número de hijos que se hayan tenido)".
6.- "Recuperación de la LOCE (derogada por Zapatero apenas llegó al poder): examen de reválida mediada la ESO; diversificación de itinerarios educativos a partir de los 14 años".
7.- "Posibilidad de recibir enseñanza en castellano en toda España".8.- "Retirada de subvenciones a sindicatos y asociaciones `culturales´".

Una crisis moral de gran calado
Alfonso Merlos, periodista de experimentada trayectoria y conocido por el gran público por conducir programas de radio en COPE y dirigir con gran éxito De hoy para mañana de la nueva cadena de televisión 13TV, señala que "el primer desafío del nuevo gobierno de España pasará por alumbrar un gran debate nacional para que la sociedad tome conciencia de que la crisis moral y de valores que nos aqueja es más grave, más profunda y más compleja que la económica, la política o la institucional, y que aquella es causante última de éstas. Urge deszapaterizar, a través del consenso de las elites y la calle, el endemoniado proceso de relativismo que ha impulsado el PSOE y el nacionalismo en los últimos años. En última instancia, los poderes públicos deben animar a que los españoles revisen y reconsideren lo que se ha legislado en relación al Bien y al Mal, a la vida y a la muerte. Las derivadas son de gran fuste: cómo derrotar al terrorismo, cómo entender la libertad religiosa y educativa o cómo reconsiderar el camino hacia el aborto y la eutanasia".
 

Amor a la verdad
Benigno Blanco, Presidente del Foro de la Familia subraya a ReL que para que se dé la regeneración en España se debe "dar ejemplo de amor a la verdad. La verdad importa: un Gobierno que miente y engaña hace un inmenso daño a un país. Un Gobierno que diga la verdad sobre lo fundamental puede ayudar a regenerar un país. Por eso yo le propondría a Rajoy que hable de la familia como un inmenso bien social; que se refiera a los matrimonios que perduran en sus compromisos y educan a sus hijos en los valores objetivos del humanismo como de los grandes héroes que necesitamos; que manifieste que una sociedad no es digna de ese nombre si se desentiende de los más débiles e indefensos: los no nacidos, los enfermos, los ancianos, los discapacitados; que elogie la austeridad, el esfuerzo, la responsabilidad, el trabajo bien hecho, la esperanza, ... como claves imprescindibles para salir de la crisis. Y luego que en sus actos y decisiones sea consecuente con lo que dice".

Difícil regeneración de España
Paco Pepe Fernández de la Cigoña, el blogero católico de mayor influencia en el mundo hispano, declara a ReL lo siguiente: "Mi respuesta es sencillísima: No creo que el nuevo Gobierno vaya a afrontar ningún reto para la regeneración moral de España. No le interesa nada. Intentará regenerar la economía y nada más. Seguiremos con divorcio y aborto, tal vez sin EpC y con menos beligerancia contra la Iglesia. Tal vez con alguna menos corrupción. Para una regeneración moral tendrían que regenerarse la mayoría de ellos y no creo tengan la menor intención".

Rajoy tendrá que perder miedo al verdo abolir
Gonzalo Altozano, director del semanario Alba, y director del programa de televisión Dando Caña, los domingos en Intereconomía TV, señala a ReL que "si quiere regenerar España, Mariano Rajoy tendrá que perderle el miedo a conjugar el verbo abolir: divorcio express, matrimonios homosexuales, liberalización del aborto... Si no lo hace -y si no lo hace dentro de los primeros cien días- la derecha española volverá por donde solía: a hacer las veces del administrador del cortijo que pone orden en las cuentas a la espera de que vuelva el señorito (en este caso, "la PSOE"). En cualquier caso, todo parece apuntar a que Rajoy no hará tabla rasa del proyecto de ingenieria social de Zapatero. En los siete años del zapaterato, los socialistas han sacado adelante casi una veintena de leyes en este sentido. El PP solo presentó dos recursos de inconstitucionalidad. Y lo hizo con poco entusiasmo. En fin, la derecha sin remedio".

Educación y economía para la regeneración
Raúl Mayoral, Director General de la Fundación San Pablo-CEU es de la opinión que "hay dos ámbitos claves en los que debe actuarse: el de la educación y el de la economía. En ambos nos jugamos el futuro de la nación. En el primero, es urgente una reforma del concepto y significado de la escuela, como agente de formación e instrucción de quienes serán los hombres del mañana. En lo económico, debe lograrse la sanación de todo el tejido empresarial y del cuerpo laboral de España con medidas que sitúen a la persona en el centro del sistema. Simultáneamente, debe adoptarse un Plan de defensa de la familia en todos los órdenes. Solo protegiendo la primera y más vital célula de la sociedad puede edificarse con solidez una sociedad. En suma, educación, trabajo y familia conforman el columna vertebral de una nación."


Un Ministerio de la Familia
Eduardo Hertfelder, Presidente del Instituto de Política Familiar subraya que "la familia no puede seguir abandonada y atacada como hasta ahora. España necesita un cambio, pero el auténtico cambio es la implantación de una política familiar. Ya no valen medidas aisladas o puntuales y, mucho menos, medidas que atenten contra la familia. Hace falta un verdadero plan de choque de apoyo y protección a la familia".
"Es imprescindible –continua Hertfelder– que la nueva administración que acaba de salir de las urnas ponga a la familia como su prioridad: apostar por la familia no es un gasto, es una inversión. Es indispensable que tenga en cuenta las necesidades de las familias cuando diseñe sus políticas públicas. Y esto pasa, entre otras cosas, por un Ministerio de la Familia, por dotaciones presupuestarias suficientes y por un plan integral de apoyo a la familia. Si no, o estará fuera de la realidad, o de espaldas a las familias".

Que dejen a la sociedad en paz...
Antonio Arcones, presidente de la Fundación Burke y de las editoriales Ciudadela y El Buey Mudo, considera que “lo más importante es que la sociedad recupere su espacio natural. Ello mejoraría tanto la economía como la vida social de España. Un gobierno valiente debería proponer una especie de pacto de neutralidad del Estado. Que deje de financiar, según las preferencias del partido dominante del momento, a los sindicatos, a los partidos, a la Iglesia, a la cultura (libros, cine, ONGs de todo tipo), a los medios de comunicación (lo hace de modo indirecto con la publicidad)…".
"No somos capaces de imaginar lo distinta que sería nuestra sociedad –dice Arcones– si no lleváramos 40 años de reingeniería social y de manipulación permanente de las conciencias con el dinero que previamente expolian a la sociedad".

Por último, Antonio Arcones manifiesta que "tengan vida las realidades que `naturalmente´ tienen vida. No las creadas y mantenidas artificialmente por los políticos. Creo que la Iglesia no debería tener miedo a ello. Muy al contrario, se mantendrían las instituciones que realmente tienen apego social. Sería el principio de una revitalización social y moral importantísima”.


Protección a la vida más débil
El famoso comunicador Juan Manuel Cotelo, director del exitoso documental La última Cima, es de la opinión que "nada hay más urgente y dramático que la protección sin condiciones de la vida de toda persona, desde su concepción a su muerte natural. Sin esa base moral elemental, toda autoridad moral de un gobernante es falsa. Donde valga más el sano que el enfermo, el joven que el viejo, el grande que el pequeño, la base moral está dinamitada. Es importante recuperar también la cultura del esfuerzo. A los jóvenes se les ha mimado y adulado erróneamente, hasta disminuir en ellos su capacidad para afrontar retos grandes o incluso mínimos. Esa actitud sobreprotectora les ha convertido en seres agotados de no hacer nada, a los 20 años. También sería deseable que los políticos fomentasen el respeto mutuo, evitando la pelea, la humillación y la victoria sobre el otro. Los políticos y los periodistas podemos propagar ese clima de pelea continua, que en otros países no se da".



Afrontar los problemas sin complejos ni tibiezas
Jaime Urcelay, presidente de la asociación Profesionales por la Ética, que ha llevado el peso de la campaña a favor del movimiento objetor de conciencia con la la asignatura de Educación por la Ciudadanía, considera que "el primer desafío es que acepte realmente que sin regeneración moral no hay futuro en ningún ámbito de la vida española. El Partido Popular y su Gobierno necesitan ser capaces de articular una propuesta positiva de valores, sin tibieza ni complejos, en la que la persona ocupe el lugar central. A partir de ahí, creo que las prioridades están en la protección efectiva del valor de la vida en todas sus fases, la recuperación de los espacios de libertad y responsabilidad sociales y el fortalecimiento de la familia como primer y principal factor de desarrollo humano y comunitario. Son retos que exigen reformas legislativas de calado pero también políticas trasversales que propicien un ecosistema favorable".

¿Hay un propósito regenerador?
Miguel Ayuso, Presidente de la Unión Internacional de Juristas Católicos, señal a ReL que "los escolásticos aconsejaban tomar las preguntas en serio. De manera que debe observarse, para empezar, que con poco nos contentamos limitándonos a los valores, pues no dejan de ser un subrogado subjetivista y a la postre economicista (no hay otros que los de la Bolsa) de las virtudes. A continuación, hemos de preguntarnos si ese futuro Gobierno tiene un tal propósito regenerador, pues no se ha exhibido en exceso en los últimos años, o se lo estamos atribuyendo gratuitamente. En tercer término, el contexto, poco favorecedor, de una sociedad crecientemente desestructurada y envilecida por un poder que ha perdido de vista el bien común, lastra y obstaculiza cualquier hipotético proyecto de ese género. Finalmente, las incoherencias en política (salvada la intención) de nuestra Santa Madre la Iglesia, no ayudan en exceso a un tal quehacer. El neosocialismo de los últimos años, reconvertido en progresismo nihilista no sin una pizca de resentimiento tosco, puede ser sucedido por un neoliberalismo reconvertible en tecnocracia (en el mejor de los casos) no menos nihilista. Dios no lo quiera. ¿Por qué no volvemos la vista, todos, al Reino de Cristo, sin el que no puede haber paz?".

miércoles, 23 de noviembre de 2011

DE FIESTA EN FIESTA

   De fiesta en fiesta. Así, dice el Kempis, debe ser la vida del cristiano. Una fiesta nos prepara a otra. Esto cambia mucho de la imagen austera que se tiene muchas veces de la vida cristiana auténtica.
  ¿Pero de qué fiesta se trata? ¿Que se les ocurre ahora festejar a estas monjas?
  Motivos, siempre encontramos para festejar. Pero este es especial.
  Ayer recibimos la gratificante visita de nuestra Superiora General, Madre Marie Christiane Wyer. Esta, cada año, da una vuelta por nuestras comunidades para encontrar personalmente a las hermanas. Es la ventaja de ser una pequeña Congregación, una pequeña familia (unas 70 en en total en el mundo).
  El domingo, día de Cristo Rey, además de ser la fiesta patronal de la Congregación, fue su fiesta de bautismo. A lo cual añadimos que este año es jubilar para ella: sus bodas de oro de vida religiosa. Hoy por eso queremos homenajearla: oraciones, cantos, buena comida, sencillos regalos, momentos de compartir...

  Para nosotras festejar a las Superiores, es hacer memoria de que ellas son para nosotras la encarnación del Buen Pastor que conduce, guía y apacienta con solicitud materna a sus hijas y esposas.

  Es la fiesta de la gratitud por todo lo que ellas hacen por nosotras, todos sus desvelos, sus atenciones, delicadezas.
  Y como es un día grande os lo compartimos para que con nosotras deis gracias al Señor por hacerse presente en medio nuestro a través de estas mediaciones y para que las encomendéis con nosotras al Señor. Grande es su responsabilidad y sus retos en los momentos actuales.

martes, 22 de noviembre de 2011

EL AMOR NUNCA PASARÁ

   Nos ha llegado el hermoso testimonio de Natalie, una de las mujeres que peregrinó a principios de este mes por los lugares que marcaron la vida de nuestro querido Fundador. Seguro que os gustará, así como el video que sigue este testimonio y que ilustra el camino recorrido juntas.

   "En pos del P. Vallet … he encontrado el amor.
    El amor de un hombre inflamado, dando la vida por la salvación de las almas.
    Un hombre pecador, tanto más consciente de la Misericordia infinita del Señor.
   Un hombre locamente enamorado y consagrado a la Virgen María, un hombre ligado a la Iglesia, a la unidad por la cual tan frecuentemente ha oraba.
   Un hombre « moldeado » en la Trinidad,  “modelado” en el Corazón Sagrado de Jesús del que  sacaba esta fuerza infinita que le caracterizaba.

   En pos del Padre Vallet he encontrado el amor de la Hna. Mª Lourdes y del Padre Cueto. Totalmente entregados a nosotras, tomando su tiempo para explicarnos la vida de Paco, paso a paso, con sus gozos, sus combates, conduciéndonos a donde nació, donde estudió, predicó, oró… allí donde está enterrado. Todo eso con gozo, paz y una sencillez que me ha llegado al corazón.


   El Padre Vallet estaba con nosotros, la divina Providencia también. Era tangible. Emocionante. Gloria a Dios. Acción de gracias, y mil veces gracias.
   En pos del Padre Vallet … he encontrado a las hermanas de Caldas y de Pozuelo. ¡Qué acogida ! ¡Qué delicia !  Estábamos en familia. Hermanas en Cristo en el mismo instante en el que nos vimos. Poder infinito de Dios que hace de nosotras hijas de un mismo Padre. Misterio divino. Misterio de unidad tan querido al Padre Vallet. Lo hemos vivido con él y gracias a él.


   En pos del Padre Vallet... he encontrado el amor de las Señoras auxiliares españolas. Qué emociones. Ahí todavía misterio de unión. Un solo Corazón. Nuestras miradas intercambiadas decían mucho más que nuestros discursos.


   En pos del Padre Vallet … he vivido la unidad, la unidad entre nosotras. Ocho mujeres tan diferentes, ocho mujeres que han sabido con la gracia de Dios, la fuerza tierna de Hna. Mª Lourdes, la serenidad del P. Cueto, ser los miembros de un solo cuerpo, un solo corazón.

   ¡Aleluya!, ¡demos gloria a Dios por todas estas maravillas!. Por este amor recibido, por este amor entregado, por Paco que nos es más cercano.
Doy gracias por la familia CPCR, tan querida para mi alma.
  Continuemos de avanzar juntas en el gozo, la fe, y la confianza bajo la mirada amante del Padre Vallet, bajo la mirada amante de nuestro Padre."

sábado, 19 de noviembre de 2011

QUE REINE POR EL AMOR



   Sí. Es nuestra fiesta patronal.
   La de todos los cpcr, religiosos, ejercitantes, señoras auxiliares, adscritas de la Obra de Cooperación Parroquial. Cristo Rey es el centro de nuestra espiritualidad y el término de nuestras aspiraciones apostólicas.
   Hoy para nosotros consagrados cpcr, es el día en que renovamos nuestros votos religiosos. Y lo hemos hecho en la Misa Mayor de nuestra Parroquia de Caldes.

   Y lo celebramos como se debe. Con gente y con cosas buenas. Tenemos la alegría de acoger en nuestra mesa hoy a nuestro Párroco Mossén Joaquim Fluriach, y a nuestro diácono, Mossén Pedro. Por eso todos ponemos manos a la masa.

  
    Pero como adivinaréis nuestro mayor deseo es que su Corazón reine efectiva y eficazmente.
   Que reine en nuestros corazones, en los corazones de todos los hombres de toda raza, pueblo y condición. En el de nuestros gobernantes (los que llegan y los que se van), de todos los subditos, de los ricos, de los pobres, de los padres de familia, de los hijos, de los consagrados, de nuestros Pastores en la Iglesia....
   ¿Os imgináis un mundo donde todos tengan como sentimientos, deseos, afectos, delicadezas, ternuras las de nuestro Rey Jesús...?
   Pues sigamoslo pidiendo con las palabras que Jesús mismo nos enseñó a dirigir a su Padre:

"Venga a nosotros Tu Reino" 

 
  "Lo pedimos: ¡Venga a nosotros tu Reino! Pero, en el modo posible del establecimiento de este Reino, hay un matiz...: establecerlo por el Corazón de Cristo, por el Corazón de Dios encarnado, Reino de amor, de corazón.
   Tengámonos todos por obligados los que deseamos realizar los ideales, los ensueños del Corazón de Jesús e imitarle en todo, a poner todos los medios a nuestro alcance, de oración, penitencia, esfuerzos personales (..) para cooperar lo más eficazmente posible a la unión. "
P. Francisco de Paula Vallet

viernes, 18 de noviembre de 2011

EL SEÑOR ES NUESTRO REY

  

   Queridos hermanos y hermanas,
   Quisiera hoy terminar mis catequesis sobre la oración del Salterio meditando sobre uno de los salmos “reales” más famosos, un salmo que Jesús mismo citó y que los autores del Nuevo Testamento retomaron ampliamente y lo aplicaron al Mesías. Es el salmo 110, según la tradición judía, 109 según la grecolatina; un salmo muy amado por la Iglesia antigua y por los creyentes de todas las épocas.
Esta oración estaba inicialmente vinculada con la entronización de un rey davídico; sin embargo su sentido va más allá de la específica contingencia del hecho histórico, abriéndose a dimensiones más amplias y convirtiéndose en la celebración del Mesías victorioso, glorificado a la derecha de Dios.

El Salmo inicia con una declaración solemne: “Dijo el Señor a mi Señor: 'Siéntate a mi derecha, mientras yo pongo a tus enemigos como estrado de tus pies'”.(v.1)
Dios mismo entroniza al rey en la gloria, haciéndole sentar a su derecha, un signo de grandísimo honor y de absoluto privilegio. El rey es admitido de este modo, a participar en el señorío divino de quien es mediador hacia el pueblo. Tal señorío del rey se concreta también en la victoria sobre los adversarios, que son colocados a los pies de Dios mismo; la victoria sobre los enemigos es del Señor, pero se hace partícipe al rey y su triunfo se convierte en testimonio y signo del poder divino.
La glorificación real, expresada en este inicio del salmo, ha sido asumida por el Nuevo Testamento como profecía mesiánica; por esto el versículo está entre los más usados de los autores del Nuevo Testamento, o como cita explícita o como alusión. Jesús mismo lo menciona a propósito del Mesías (cfr Mt 22,41-45; Mc 12,35-37; Lc 20,41-44). Y Pedro lo retoma en su discurso en Pentecostés anunciando que, en la Resurrección de Cristo, se realiza esta entronización del rey y que desde entonces Cristo está a la derecha del Padre, participa en el señorío de Dios sobre el mundo (cfr Hch 2,29-35).

Es el Cristo, de hecho, el Señor entronizado, el Hijo del hombre sentado a la derecha de Dios que viene sobre las nubes, como Jesús mismo se define durante el proceso ante el Sanedrín (cfr Mt 26,63-64; Mc 14,61-62; cfr también Lc 22,66-69).
Él es el verdadero rey que con la resurrección ha entrado en la gloria a la derecha del Padre (cfr Rom 8,34; Ef 2,5; Col 3,1; Hb 8,1; 12,2), hecho superior a los ángeles, sentado en los cielos sobre toda potencia y potestad y con todos sus adversarios a sus pies, hasta que el último enemigo, la muerte, sea derrotado por Él (cfr 1 Cor 15,24-26; Ef 1,20-23; Hb 1,3-4.13; 2,5-8; 10,12-13; 1 Pe 3,22). Y se comprende enseguida que este rey, que está a la derecha de Dios y participa de su señorío, no es uno de estos hombres sucesores de David sino el nuevo David, el Hijo de Dios que ha vencido a la muerte y participa realmente en la gloria de Dios. Es nuestro rey, que nos da también la vida eterna.
Entre el rey celebrado en nuestro salmo y Dios existe una relación inseparable; los dos gobiernan juntos en un único gobierno. Hasta el punto de que el salmista puede afirmar que es Dios mismo quien extiende el cetro de soberano dándole el deber de dominar sobre sus adversarios, como dice el versículo 2: “El Señor extenderá el poder de tu cetro: '¡Domina desde Sión, en medio de tus enemigos!'”.
El ejercicio del poder es un encargo que el rey recibe directamente del Señor, una responsabilidad que debe vivir en la dependencia y en la obediencia, convirtiéndose en signo para el pueblo de la presencia potente y providente de Dios. El dominio sobre los enemigos, la gloria y la victoria son dones recibidos; que hacen del soberano un mediador del triunfo divino sobre el mal. Él domina sobre los enemigos transformándoles, los vence con su amor.
Por esto, en el versículo siguiente se celebra la grandeza del rey. El versículo tres presenta algunas dificultades de interpretación. En el texto original hebreo se hace referencia a la convocatoria del ejército a la que el pueblo responde generosamente congregándose alrededor de su soberano en el día de la entronización. La traducción griega de los Setenta que se remonta al III-II s. a.C., hace referencia a la filiación divina del rey, a su nacimiento o generación por parte del Señor, y esta es la interpretación elegida por toda la tradición de la Iglesia, por lo que el versículo queda de la siguiente manera: “Tú eres príncipe desde tu nacimiento, con esplendor de santidad; yo mismo te engendré como rocío, desde el seno de la aurora”.
Este oráculo divino sobre el rey afirmaría, por tanto, una generación divina impregnada de esplendor y de misterio, un origen secreto e inescrutable, ligado a la belleza arcana de la aurora y a la maravilla del rocío que en las primeras luces brilla sobre los campos y los hace fecundos. De esta manera se señala a la figura del rey indisolublemente vinculada con la realidad celeste, que viene realmente de Dios, del Mesías que lleva a su pueblo la vida divina y es mediador de santidad y de salvación. También aquí vemos que todo esto no se hace realidad en la figura de un rey davídico, sino por el Señor Jesucristo, que realmente viene de Dios; Él es la luz que lleva la vida divina al mundo.
Con esta imagen sugestiva y enigmática termina la primera estrofa del salmo, al que le sigue otro oráculo que abre una nueva perspectiva, en la línea de una dimensión sacerdotal conectada con la realeza. Así dice el versículo 4:“El Señor lo ha jurado y no se retractará: 'Tú eres sacerdote para siempre, a la manera de Melquisedec'”.
Melquisedec era el sacerdote del rey de Salem que había bendecido a Abrahám y ofrecido pan y vino después de la victoriosa campaña militar conducida por el patriarca para salvar a su sobrino Lot de las manos manos de los enemigos que lo habían capturado (cfr Gen 14). En la figura de Melquisedec, el poder real y sacerdotal convergen y son proclamados por el Señor en una declaración que promete eternidad: el rey celebrado por el Salmo será sacerdote para siempre, mediador de la presencia divina en medio de su pueblo, a través de la bendición que viene de Dios y que en la acción litúrgica se encuentra con la respuesta del hombre que bendice. La Carta a los Hebreos hace una referencia explícita a este versículo (cfr. 5,5-6.10; 6,19-20) y sobre este centra todo el capítulo 7, elaborando su reflexión sobre el sacerdocio de Cristo. Jesús es el verdadero y definitivo sacerdote, que lleva a cumplimiento las características del sacerdocio de Melquisedec haciéndolas perfectas.
Melquisedec, como dice la Carta a los Hebreos, no “tenía padre, ni madre, ni genealogía” (7,3a), sacerdote por tanto no según las reglas dinásticas del sacerdocio levítico. Por esto es “sacerdote para siempre” (7,3c), prefiguración de Cristo, sumo sacerdote perfecto que “no se ha convertido en tal según una ley prescrita por los hombres, sino por la potencia de una vida indestructible” (7,16).
En el Señor Jesús resucitado y ascendido al cielo, donde se sienta a la derecha del Padre, se realiza la profecía de este Salmo y el sacerdocio de Melquisedec es llevado a su cumplimiento, para que sea absoluto y eterno, convertido en una realidad que no conoce el ocaso (cfr 7,24). Y la oferta del pan y del vino, realizada por Melquisedec en los tiempos de Abrahám, encuentra su realización en el gesto eucarístico de Jesús, que en el pan y el vino se ofrece a sí mismo y, vencida la muerte, lleva a la vida a todos los creyentes. Sacerdote eterno, “santo, inocente, sin mácula” (7,26), él, como dice de nuevo la Epístola a los Hebreos, “puede salvar perfectamente a los que por medio de Él se acercan a Dios; Él, de hecho, está siempre preparado para interceder a su favor (7,25).

Después de este oráculo divino del versículo 4, con su solemne juramento, la escena del Salmo cambia y el poeta, dirigiéndose directamente al rey, proclama: “¡El Señor está a tu derecha!” (v.5a),
Si en el versículo uno era el rey el que estaba a la derecha de Dios como signo de sumo prestigio y de honor, ahora es el Señor el que se coloca a la derecha del soberano para protegerlo con el escudo en la batalla y para salvarlo de todo peligro. El rey está protegido, Dios es su defensor y juntos combaten y vencen a todo mal.
Se abren así los versículos finales del Salmo con la visión del soberano triunfante que, apoyado por el Señor, habiendo recibido de Él poder y gloria (cfr v. 2), se opone a los enemigos, derrotando a los adversarios y juzgando a las naciones. La escena se describe con palabras fuertes, para dar a entender lo dramático del combate y la plenitud de la victoria real. El soberano protegido por el Señor, abate todo obstáculo y va seguro hacia la victoria. Nos dice: sí, en el mundo hay mucho mal, hay una lucha permanente entre el bien y el mal, y parece que el mal es cada vez más fuerte. No, más fuerte es el Señor, nuestro verdadero rey y sacerdote Cristo, porque combate con toda la fuerza de Dios y, a pesar de todo lo que nos hace dudar sobre el resultado positivo de la historia, vence Cristo y vence el bien, vence el amor y no el odio.

Aquí se inserta la sugestiva imagen con la que se concluye nuestro Salmo, también aquí con palabras enigmáticas:“En el camino beberá del torrente,por eso erguirá su cabeza”.(v.7)
En medio de la descripción de la batalla, se destaca la figura del rey que, en un momento de tregua y de reposo, bebe de un torrente de agua, encontrando en él reposo y nuevo vigor, para poder reanudar su camino triunfante, con la cabeza alta, como signo de la victoria definitiva.
Es obvio que esta palabra muy enigmática era un reto para los padres de la Iglesia por las diversas interpretaciones que se podían hacer. Así, por ejemplo, san Agustín dice: este torrente es el ser humano, la humanidad, y Cristo ha bebido de este torrente haciéndose hombre, y así, entrando en la humanidad del ser humano, ha levantado la cabeza y ahora es la cabeza del Cuerpo místico, es nuestra cabeza, el vencedor definitivo (cfr Enarratio in Psalmum CIX, 20: PL 36, 1462).
Queridos amigos, siguiendo la línea interpretativa del Nuevo Testamento, la tradición de la Iglesia ha tomado en gran consideración este salmo como uno de los más significativos textos mesiánicos. Y de modo eminente, los Padres hicieron continuas referencias al mismo en clave cristológica: el rey cantado por el salmista es en definitiva Cristo, el Mesías que instaura el Reino de Dios y que vence a las potencias del mundo, es el verbo generado por el Padre antes de toda criatura, el Hijo encarnado, muerto y resucitado y ascendido a los cielos, el sacerdote eterno que, en el misterio del pan y del vino, da la remisión de los pecados y la reconciliación con Dios, el rey que levanta la cabeza triunfando sobre la muerte con su resurrección.

Bastaría recordar una vez más el comentario de san Agustín a este salmo donde escribe: “Era necesario conocer al único Hijo de Dios, que iba a venir entre los hombres, para asumir al hombre y para convertirse en hombre a través de la naturaleza asumida: murió, resucitó, ascendió al cielo, se sentó a la derecha del Padre y cumplió entre las gentes todo lo que había prometido... Todo esto, por tanto, debía ser profetizado, preanunciado, debía ser señalado como destinado a venir, porque, ocurriendo de improviso, no asustase sino que fuese preanunciado, más aún aceptado con fe, alegría y esperado. En el ámbito de estas promesas entra este salmo, que profetiza, en términos tan seguros y explícitos, a nuestro Señor y Salvador Jesucristo, que no podemos mínimamente dudar que en este se anuncie realmente a Jesucristo” (Exposiciones sobre los Salmos, III Roma 1976, pp. 951.953).
El evento pascual de Cristo se convierte así en la realidad a la que nos invita a mirar este Salmo, mirar a Cristo para comprender el sentido de la verdadera realeza, de vivir en el servicio y en el don de uno mismo, en una camino de obediencia y de amor “llevado hasta el extremo” (cfr. Jn 13,1 y 19,30). Rezando con este Salmo, pidamos al Señor que podamos actuar también nosotros en sus caminos, siguiendo a Cristo, el rey Mesías, dispuestos a subir con Él sobre el monte de la cruz para alcanzar con Él la gloria, y contemplándolo sentado a la derecha del Padre, rey victorioso y sacerdote misericordioso que da el perdón y la salvación a todos los hombres. Y también nosotros, convertidos, por gracia de Dios, en “estirpe elegida, sacerdocio real, nación santa” (cfr 1 Pe 2,9), podremos acceder con alegría a las fuentes de la salvación (cfr Is 12,3) y proclamar a todo el mundo las maravillas de Aquel que nos “ha llamado de las tinieblas a su luz maravillosa” (cfr 1 Pe 2,9).

Queridos amigos, en estas últimas catequesis he querido presentaros algunos salmos, preciosas oraciones que encontramos en la Biblia y que reflexionan sobre varias situaciones de la vida, los distintos estados de ánimo que podamos tener hacia Dios. Quisiera ahora renovaros a todos la invitación a rezar más con los salmos, quizás acostumbrándonos a utilizar la Liturgia de las Horas de la Iglesia, los Laudes de la mañana, las Vísperas de la tarde, las Completas antes de ir a domir. Nuestra relación con Dios no podrá sino ser enriquecida en el cotidiano camino hacia Él, cumplido con mayor alegría y confianza.

jueves, 17 de noviembre de 2011

VENGA A NOSOTROS TU REINO

  
   Entramos hoy en el triduo preparatorio a la fiesta de Cristo Rey, nuestro patrono principal. Extender su Reino en el mundo, en la familia y en nuestros propios corazones son nuestras ansias principales al servicio de la Iglesia.
   En nuestro carisma la dimensión social de este Reino es importante. Para el P. Vallet, no se trata de « realizar una acción social para conducir a Cristo », sino de “anunciar a Cristo para que la acción social tenga éxito”    En su diario anota el 14 abril 1928: « Luces pidiendo su Reino en la vida de familia; comprendiendo qué escuela de amor sería... »
   « La misma cosa para el Reino social : Cuando las naciones mismas serán gobernadas por un gobierno que tenga como regla los sentimientos del Corazón de Jesús, ¡oh! ¡Qué mundo sería entonces ! »
    Es lo que expresa su oración por el Reinado Social del Corazón de Jesús  :
    « Oh Padre Eterno, que amas desde toda la eternidad a tu Hijo Unigénito Jesucristo, vuestro Verbo encarnado, acelerad la realización de tus designios y salvad al mundo por el Reinado social de su Divino Corazón.
    « Haz, Señor, que las autoridades civiles gobiernen y dirijan los destinos de los estados y de los pueblos por el amor lleno de desinterés con que el Corazón de Jesús, Rey y Señor de los dominan, amó a sus vasallos, hasta dar su vida por ellos. Y haced que los súbditos y pueblos amen a sus legítimas autoridades con aquel amor con que el Corazón de jesús, hecho obediente hasta la muerte por Dios, los amaría..
   « Haced que los ricos y patronos amen a los obreros y pobres con la ternura, interés y solicitud con que Jesús les amó y defendió. Y que pobres y obreros amen y respeten a sus bienhechores y superiores en el trabajo con aquella humildad y caridad del Corazón del obrero de Nazaret.
    « Haced que los padres amen a sus hijos con un amor parecido al del Corazón de Jesús por todos los hijos de su gran familia, con amor verdadero, santo, celoso de su salvación, custodio de su pureza, depuesto todo interés temporal. Y que los hijos honren, sirvan y amen a sus padres como lo haría el Corazón de Jesús con su Santísima Madre y san José…



     En la revista « Marchons ! » de julio 1941 escribirá:
   « ¡Si todos los patronos, conociendo e imitando las bondades  del Corazón de Cristo, llegaran a tener un corazón como el de Cristo! ¡Qué justicia y qué caridad no habría en la remuneración del trabajo! ¡Qué paciente bondad en la dirección ! ¡Qué preocupación del bien moral y de la salvación de los obreros! Habría revueltas, como en la escuela misma de Cristo, Judas; sin embargo, qué paz social en el mundo, y qué multitud de obreros se salvarían por fin.
   ¡Si todos los obreros tuvieran un corazón manso y humilde como el Corazón de Cristo, qué fidelidad, qué sumisión, qué amor del trabajo; los patronos quedarían edificados!
   ¡Si todos los gobiernos del mundo tuvieran un Corazón semejante al Corazón de Cristo! ¡Y si todos los súbditos tuvieran un corazón como el de Cristo! ¡Cómo serían las naciones y progresarían en la paz y el orden perfecto, y cuantas miserias que les aplastan por culpa de los hombres, desaparecerían!»    En estos momentos de nuestra historia recemos para que el Corazón de Cristo reine en todos los corazones sin excepción. ¡Os imagináis lo que sería!